Inicia
SegurCaixa Adelas

Entre contaminación y obesidad existe una relación bidireccional

 

El Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) ha estudiado la incidencia que determinados compuestos químicos, tanto naturales como artificiales, tienen en la contaminación ambiental, aspecto que predispone a padecer obesidad y las patologías derivadas de la misma como la diabetes 2.

¿La contaminación engorda?

Ya desde los inicios de la década de los setenta, diferentes estudios apuntaban la relación entre los productos tóxicos y el aumento de peso en animales. Según la reciente investigación, las sustancias tóxicas presentes en los alimentos y en productos de uso cotidiano, al interaccionar con el sistema endocrino, provocan que el cuerpo humano acumule grasa y no músculo. Los compuestos químicos permanecen en las grasas con mayor facilidad hasta el punto, como explica el investigador del CIBERobn, y presidente de la sociedad Española de Endocrinología y Nutrición el doctor Javier Salvador, que “todavía, hoy, detectamos DDT en el 88% de las población general, pesticida que se prohibió en 1975”.

¿Cómo, cuándo, dónde?

Según Salvador “la obesidad visceral promueve la liberación de ácidos grasos libres que llegan al hígado y contribuyen a generar resistencia a la insulina, favoreciendo la diabetes” Los compuestos químicos, pesticidas e insecticidas sobre todo, son productos de baja biodegradabilidad que se mantienen durante mucho tiempo en el ambiente y se acumulan en la cadena alimentaria. Estos efectos son especialmente acusados en el adulto que ha sufrido la exposición a estas sustancias en la etapa pre-natal, un dato que confirma la importancia de las fases fetales en la edad madura.

¿Cómo combatir la situación?

Tal y como nos explica Manuel Antonio Botana, endocrino del Hospital Virgen del mar de la red Adeslas “Este estudio confirma que la obesidad es una enfermedad multifactorial, de patogenia muy compleja, en la que participan factores genéticos y la interacción de estos factores con el medio ambiente (ya sea por la relación que mantenemos con la dieta o por la influencia de tóxicos contaminantes). No debemos de perder de vista, en cualquier caso, que la causa fundamental de la obesidad es el desequilibrio entre lo que comemos (generalmente en exceso) y lo que gastamos (habitualmente un déficit en el ejercicio físico). Debemos ser optimistas y saber que, con unos hábitos higiénico - dietéticos adecuados, en los que estemos especialmente preocupados por hacer ejercicio físico de forma cotidiana y por consumir con la frecuencia correcta verduras, frutas, carbohidratos complejos, etc. podemos mantener el peso en niveles adecuados y reducirlo si está elevado.

Acceso a publicaciones de la noticia:

Infodiabetico: http://xurl.es/ocui1

Europa Press: http://xurl.es/zdy5x