Inicia
SegurCaixa Adelas

Las bebidas azucaradas elevan la presión arterial

 

La presión arterial alta aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte en el mundo. Una persona que tiene un nivel de presión sanguínea de 135 sobre 85 mmHg (milímetros de mercurio) tiene el doble de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral, que la que tiene 115 sobre 75 mmHg.


Cada bebida cuenta
Según la investigación, cada bebida azucarada consumida diariamente incrementa la presión arterial sistólica en 1,6 mmHg y la diastólica en 0,8 mmHg. El estudio tuvo en cuenta datos de 2.696 voluntarios de 40 a 59 años, participantes, del INTERMAP (siglas en inglés), Estudio Internacional de Macronutrientes, Micronutrientes y Presión arterial. En cuatro ocasiones, durante tres semanas, los científicos tomaron muestras de orina y midieron la presión arterial media de los participantes, también les preguntaron qué alimentos habían ingerido en las últimas 24 horas.

 

El papel del ácido úrico
Aunque el estudio no investigó qué razones vinculaban las bebidas azucaradas con la presión arterial alta, los científicos sugieren que el aumento del ácido úrico, relacionado con el consumo de estas bebidas, podría aumentar la presión arterial al reducir los niveles de óxido nítrico, químico que relaja las paredes de los vasos sanguíneos.


La sal incrementa los efectos del azúcar
La asociación entre bebidas azucaradas y aumento de presión arterial era especialmente fuerte en las personas que consumían gran cantidad de sal y azúcar. Paul Elliott, autor principal del estudio, explica: “Las personas que consumen una gran cantidad de sal son más propensas a padecer presión arterial alta. Este estudio revela que la cantidad de azúcar consumida también debe controlarse”.

Mejor con moderación
Los investigadores constataron que los individuos que tomaban más bebidas azucaradas tendían a tener dietas poco saludables. Además, los que no las consumían, tenían un índice de masa corporal más bajo que los que tomaban más de una bebida diaria. Ian Brown, autor del estudio, concluye: “No puedo afirmar con rotundidad que las bebidas azucaradas aumenten la presión arterial. Pero, por el momento, aconsejo a aquellos que quieran beber bebidas azucaradas, que lo hagan con moderación”.


La enfermedad cardiovascular se puede prevenir y controlar. Inscríbete en nuestro Plan de Riesgo Cardiovascular, gratis en Adeslas Prevención.