SegurCaixa Adeslas S.A. de Seguros y Reaseguros utiliza cookies propias y de terceros en este sitio web para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y mostrar publicidad, contenidos o servicios personalizados a través del análisis de su navegación para lo cual es necesario compartir datos y perfiles no vinculados directamente a su identidad con operadores publicitarios y otros intermediarios. Si sigue navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre el uso de las cookies en nuestra Política de Cookies
SegurCaixa Adeslas, SA d’Assegurances i Reassegurances fa servir cookies pròpies i de tercers en aquest lloc web per millorar els serveis, elaborar informació estadística i mostrar publicitat, continguts o serveis personalitzats a través de l’anàlisi de la navegació, per a la qual cosa cal compartir dades i perfils no vinculats directament amb la seva identitat amb operadors publicitaris i altres intermediaris. Si continua navegant entenem que n’accepta l’ús. Pot obtenir més informació sobre l’ús de les cookies a la nostra Política de Cookies
Inicia
SegurCaixa Adelas

¿El chocolate ayuda a bajar de peso?

 

El trabajo, llevado a cabo por Beatrice Golomb y su equipo de la Universidad de California (San Diego, EE.UU.), recopiló datos de un grupo de individuos con una edad media de 57 años, más de la mitad de los cuales (un 68%) eran hombres. Los resultados constatan que los participantes que consumían más chocolate tenían un IMC (Índice de Masa Corporal) más bajo que los que consumían menos.

¿Esta afirmación se cumple siempre?

Tal y como comentan los investigadores, “Este trabajo no elimina la posibilidad de que algunos chocolates eleven el IMC o que en algunas personas suceda este efecto, incluso con ingestas moderadas”. Esta frase pone de manifiesto que el binomio “chocolate-delgadez”, resultado del estudio, no tiene por qué cumplirse.

¿Todos los chocolates son iguales?

Respecto a cuál sería el mejor chocolate para obtener las ventajas apuntadas, Golomb sugiere: “Lo importante es que esté elaborado con las únicas materias grasas procedentes de la manteca de cacao”. El comentario deja fuera los chocolates azucarados y grasos que son, por otro lado, los más frecuentes en el mercado y aquellos con los que la mayoría de la población identifica este alimento.

La opinión del experto

Ignacio Secades Ariz, endocrino de Adeslas Segur Caixa de la Clínica Nuestra Señora de América, de Madrid, nos explica: “Por lo general, la prensa se ha hecho eco de esta noticia de un modo sensacionalista, entresacando frases del estudio y sacando conclusiones inadecuadas. Los nutrientes principales del cacao son grasas provenientes de la manteca del cacao, hidratos de carbono y proteínas, minerales Mg, P, K, y teobromina (alcaloide) cafeína y polifenoles. El chocolate, sobre todo en alguna de sus variedades, tiene un alto contenido calórico, por lo que ingerirlo en grandes cantidades y habitualmente, facilita sobrepeso y obesidad. Se supone que el chocolate mejora el estado de ánimo y es antidepresivo, por estimular la serotonina y fenilalanina (euforizantes), algo que puede producir conductas adictivas y/ó compulsivas en personas susceptibles. Sus virtudes psicofarmacológicas y quimiosensoriales sólo pueden ser útiles si se consume con moderación”.

Acceso a publicaciones de la noticia:

Diario El mundo

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/03/27/nutricion/1332828713.html

Diario ABC

http://www.abc.es/20120404/estilo-gente/rc-chocolate-adelgaza-201204041011.html

Acceso al estudio original

Archives of Internal Medicine:

http://archinte.ama-assn.org/cgi/content/extract/172/6/519?maxtoshow=&hits=10&RESULTFORMAT=&fulltext=chocolate+consumption&searchid=1&FIRSTINDEX=0&resourcetype=HWCIT