SegurCaixa Adeslas S.A. de Seguros y Reaseguros utiliza cookies propias y de terceros en este sitio web para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y mostrar publicidad, contenidos o servicios personalizados a través del análisis de su navegación para lo cual es necesario compartir datos y perfiles no vinculados directamente a su identidad con operadores publicitarios y otros intermediarios. Si sigue navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre el uso de las cookies en nuestra Política de Cookies
SegurCaixa Adeslas, SA d’Assegurances i Reassegurances fa servir cookies pròpies i de tercers en aquest lloc web per millorar els serveis, elaborar informació estadística i mostrar publicitat, continguts o serveis personalitzats a través de l’anàlisi de la navegació, per a la qual cosa cal compartir dades i perfils no vinculats directament amb la seva identitat amb operadors publicitaris i altres intermediaris. Si continua navegant entenem que n’accepta l’ús. Pot obtenir més informació sobre l’ús de les cookies a la nostra Política de Cookies
Inicia
SegurCaixa Adelas

¿Parto con epidural? mejor con cambios de postura

 

En el parto tradicional con epidural, la mujer no se mueve y no realiza apenas cambios de posición, algo que puede ser la causa del aumento de partos instrumentales desde que la epidural comenzó a utilizarse en los paritorios. Los partos instrumentales incrementan el riesgo de lesiones perineales y complican la recuperación en el posparto. Según el estudio, publicado en “International Urogynecology Journal”, llegado el momento de la expulsión, estos cambios reducen el daño perineal y los problemas de suelo pélvico hasta un 28%. Esta investigación resulta clave en España, donde más del 80% de las embarazadas solicitan esta anestesia para dar a luz.

Dos modelos diferentes

En el modelo tradicional de parto con epidural, la mujer empieza a empujar inmediatamente después de alcanzar la dilatación completa, sin realizar apenas cambios de posición ni movimientos. La mujer empuja tumbada en la cama boca arriba y, transcurrido un tiempo, se coloca con las piernas en los estribos hasta finalizar el parto. Pero, en el modelo alternativo, una vez transcurrido el tiempo de dilatación, se estimula a la madre para que cambie de posición, según su propia elección y/o ofreciéndole diferentes opciones (sentada, en cuadrupedia, en cuclillas y de rodillas). En el momento del alumbramiento, la posición de la madre es de lado, con la columna y pelvis en posición neutra y la pierna de arriba con rotación interna porque, así, la musculación abdominal se ve favorecida para empujar.

La opinión de la experta

Carolina Walker, fisioterapeuta especializada en obstetricia y uroginecología coordinadora de rehabilitacion de suelo pélvico en la Clínica Quirón, encargada de coordinar el estudio afirma: “La forma en que la anestesia epidural afecta a cada mujer es diferente, depende del tipo de analgesia, de sus condiciones físicas, de la dosis administrada, de la fase del parto en la que se encuentre... No obstante, todas las participantes del estudio pudieron realizar las posturas requeridas aun teniendo la epidural, si bien algunas necesitaron más ayuda que otras”. Para llevar a cabo este nuevo método no es necesario hacer cambios en la sala de partos ya que “la mayoría de las camas actuales de los paritorios y de los boxes son compatibles con este modelo. Hay algunos paritorios con antiguos estribos, donde resultan difíciles ciertas posturas, si bien la posición de lado es apta para cualquier paritorio” matiza Walker. En cuanto a la disposición de obstetras y matronas, la experta explica “En los últimos años las cosas han cambiado mucho en las salas de parto. Los profesionales apuestan cada vez más por partos más naturales, en los que se pide una mayor colaboración por parte de la madre”.

Acceso a publicaciones de la noticia

Europa Press

http://www.europapress.es/salud/noticia-cambios-posicion-madre-dilatacion-mejora-parto-epidural-20120422123322.html

Acceso al estudio original

Inernational Urogynecology Journal

http://www.springerlink.com/content/w6616841p331n170/