Inicia

Combatir el glaucoma con detección precoz

 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el glaucoma constituye la segunda causa de ceguera en el mundo, sólo superada por las cataratas. Pese a su gravedad, la mitad de la población afectada por esta patología lo desconoce, ya que generalmente no causa síntomas. Los especialistas suelen calificar al glaucoma como el “enemigo silencioso” o el “ladrón de la visión”. Esta lesión causa una pérdida progresiva de la vista, que normalmente comienza por la periferia del campo visual, de ahí la importancia del diagnóstico precoz y el tratamiento en estadios iniciales.

¿Quién está en riesgo de padecer glaucoma?

Se estima que en nuestro país el glaucoma afecta a más de un millón de personas. La incidencia de esta patología se incrementa con la edad. Así, en el grupo de 50 a 59 años, esta se sitúa en el 2,1%; una cifra que asciende hasta alcanzar el 2,3% en personas de 60 a 69 años y el 3,5% en mayores de 70. Pero la edad no es el único factor de riesgo, existen algunos grupos de pacientes más proclives a desarrollar la enfermedad en uno o ambos ojos. Deben acudir a las revisiones al menos una vez año los mayores de 45 años que no se hayan sometido a un examen ocular en los últimos años, las personas con antecedentes familiares de glaucoma, pacientes con una presión intraocular alta y personas con miopía elevada. También deben revisarse los pacientes medicados con corticoides, las personas que hayan sufrido un golpe o traumatismo en el ojo y las que padecen diabetes.

¿Dónde hacerse la revisión?

Para conocer el riesgo de padecer glaucoma se puede acudir al oculista u oftalmólogo, pero también al óptico-optometrista. Este profesional de la salud visual primaria dispone de la formación y de la aparatología necesaria para detectar la patología en sus estadios iniciales, antes de que el paciente sufra una pérdida visual importante e irreversible. Según Juan Carlos Martínez Moral, Presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, “esa detección se basa en una exploración del fondo de ojo y la medida de la presión intraocular. Los ópticos-optometristas realizan estas y otras exploraciones de forma rutinaria en los establecimientos sanitarios de óptica”.

Acceso al estudio original:

Página del CNOO: http://xurl.es/097l6