Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso. Aceptar
Inicia

En verano, protege tus ojos de la conjuntivitis

 

El Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas explica en un informe que la inflamación o infección de la conjuntiva puede estar causada por una infección vírica o bacteriana. También puede deberse a una reacción alérgica a agentes irritantes en el aire (como el polen y el humo), al cloro y otras sustancias químicas del agua de las piscinas o a los componentes de cosméticos u otros productos que entran en contacto con nuestros ojos.

¿Cuáles son los síntomas?

Juan Carlos Martínez Moral, Presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, recuerda que “el picor, quemazón, enrojecimiento, fotosensibilidad, sensación de cuerpo extraño y lagrimeo excesivo son los principales síntomas que alertan de la presencia de conjuntivitis”.

Tipos de conjuntivitis

La conjuntivitis alérgica es frecuente en personas propensas a las alergias estacionales que sufren una reacción generada por alguna sustancia. La infecciosa puede ser causada por infección de bacterias presentes en la propia piel o sistema respiratorio. También puede ser transmitida por los insectos, el contacto físico con otras personas, una higiene deficiente o por el uso de maquillaje o productos faciales contaminados. La conjuntivitis tóxica suele estar causada por agentes irritantes como la polución presente en el aire, el cloro de las piscinas u otras sustancias nocivas.

Consejos para prevenir la conjuntivitis

Para proteger los ojos de esta patología, los expertos del Consejo de Colegios de Ópticos-Optometristas recomiendan: • Utilizar gafas para nadar y bucear y evitar el contacto de los ojos con el agua. • No tocar o frotarse los ojos. • Lavarse las manos con frecuencia. • Cambiar las toallas diariamente y procurar no compartirlas con otras personas. • Llevar gafas de sol para protegerse del polvo y otras partículas en suspensión. • No usar los cosméticos de otra persona ni demás objetos para el cuidado personal.

Acceso al estudio original

Colegio Nacional de Ópticos Optometristas de España

http://www.cnoo.es/index.php?modulo=notasprensa&articulo=nota_2012_05