Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso. Aceptar
Inicia

Un buen jefe puede mejorar su salud

 

La psicóloga María Manzano Sánchez, socia-fundadora de la escuela de Coaching Lider-haz-go! y profesora de habilidades directivas en la Universidad Europea de Madrid y la Universidad Politécnica de Madrid explica “Tener claro cuál es nuestro sitio en la vida, es clave para la salud y la felicidad. Los buenos jefes son aquellos que ayudan al empleado a saber cuál es su sitio dentro de su trabajo, quienes marcan claramente la dirección y la contribución de cada persona en su puesto laboral”.

Un toque personal

Los directivos deben ser capaces de tratar a los trabajadores de manera adecuada. “El buen jefe gratifica a los que colaboran; A los que tienen mejores resultados no sólo en el ´Qué sino también en el cómo, a los que generan equipo, a los que facilitan el trabajo a los compañeros y los que piensan en el largo plazo. Y es que –subraya Manzano-, no hay nada más injusto que tratar a todo el mundo por igual”.

Características de un buen jefe

“Para saber sacar el máximo a los empleados y ejercer el liderazgo de una forma sana, un buen jefe debe saber gestionarse a sí mismo correctamente; ser un modelo en sí mismo”, explica la experta. “Además, debe gestionar a su equipo ayudándolo a crecer no boicoteando a aquellos que destacan por sus buenas cualidades”, subraya. Por último, “el buen jefe ha de tener clara la visión del negocio y también saber trasmitirla a sus subordinados”, explica.

La crisis pone a prueba el liderazgo

La difícil situación actual ha alterado los comportamientos de jefes y empleados, volviéndolo todo más confuso. “Durante los tiempos de bonanza las empresas tienen clara su dirección: se encaminan hacia el éxito. Sin embargo, en momentos de crisis lo que se busca es sobrevivir, llegando incluso a desaprovechar oportunidades de crecimiento. Esta idea de supervivencia existe incluso en aquellas empresas que funcionan bien, lo cual no hace sino empeorar la crisis. El coach ayuda a trabajadores y directivos a ver las cosas desde otra perspectiva, a asumir el protagonismo de la propia vida y a tener más claro la dirección a seguir”.

Acceso al estudio original

Instituto Finlandés de Salud Laboral

http://www.ttl.fi/en/pages/default.aspx

Acceso a otras publicaciones de la noticia

Expansión

http://www.expansion.com/2012/09/14/directivos/1347638057.html