Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Comer carne roja puede favorecer la progresión del cáncer

 

Investigadores de la Escuela de Medicina de San Diego, Universidad de California, liderados por el doctor Ajit Varki, han demostrado un nuevo mecanismo que explica cómo el consumo humano de carne roja puede aumentar el riesgo de padecer tumores cancerosos. Sus descubrimientos sugieren que la inflamación producida por una molécula introducida en el organismo a través del consumo de esos productos, puede promover el crecimiento de tumores.

¿Cómo se ha llevado a cabo el trabajo?

Para realizar su estudio, el equipo de Varki manipuló ratones genéticamente para que mantuvieran el azúcar Neu5Gc en su organismo a niveles humanos. Posteriormente, les administró este azúcar para observar la reacción. De acuerdo con los resultados, los ratones alimentados con Neu5Gc, desarrollaron una inflamación sistémica y la aparición de tumores espontáneos en ellos aumentó cinco veces. Además, la presencia de este azúcar en los tumores era mayor. El estudio no implicaba exposición a carcinógenos ni la inducción artificial al cáncer.

Un azúcar muy común

Según los investigadores, las carnes rojas (vaca, cerdo y cordero) son ricas en Neu5Gc, siendo la principal fuente de esta molécula en la dieta humana. Además, este azúcar se distribuye en los tejidos a través del torrente sanguíneo. "Todas las evidencias que asociaban este azúcar con el cáncer, hasta ahora, habían sido circunstanciales o predichas indirectamente por algunos montajes experimentales. Esta es la primera vez que hemos mostrado directamente que imitando la situación exacta en humanos incrementa canceres espontáneos en ratones", ha declarado Varki, profesor de Medicina celular y molecular y miembro del San Diego Moores Cancer Center de la Universidad de California.

Un estudio que confirma la relación

Tal y como ha declarado el director del estudio, "La prueba final en humanos será mucho más difícil de demostrar, pero este trabajo puede ayudar a explicar las conexiones potenciales del consumo de carne roja con otras enfermedades exacerbadas con inflamación crónica, como la arterosclerosis y la diabetes tipo2. Por supuesto, el consumo moderado de carne roja puede ser una fuente de buena nutrición para la gente joven. Esperamos que nuestro trabajo ayude a encontrar soluciones prácticas a esta paradoja".

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Escuela de Medicina de San Diego, Universidad de California