Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

El abuso de los videojuegos causa el 30% de problemas visuales en niños

 

​Alrededor del 30% de los problemas visuales de los niños que acuden a la óptica son consecuencia del uso de videojuegos y otros aparatos electrónicos, indican desde Alain Afflelou. Además, con los cambios de hábitos y el incremento del sedentarismo, este porcentaje va en aumento.

Condiciones físicas del "jugón"

Elvira Jiménez, óptico-optometrista y master en optometría clínica de Alain Afflelou, explica: "los jugadores de videojuegos requieren de una serie de condiciones físicas como buena agudeza visual (buena visión de lejos), visión binocular para ver una sola imagen y en profundidad, buena motilidad ocular para seguir el movimiento de los objetos, acomodación para enfocar a diferentes distancias, amplio campo visual y buena coordinación ojo-mano. Si alguna de estas habilidades falla, comienzan a tener problemas visuales como visión borrosa y/o doble, cefaleas, dolor ocular enrojecimiento e irritación, ojo seco o lagrimeo".

Controlar el tiempo de exposición

Según indica la experta "el uso excesivo de videojuegos puede llegar a provocar variación significativa de la agudeza visual pudiendo llegar a desencadenar miopías en edad más adulta, hiperemia conjuntival o problemas de sequedad ocular". De hecho, existen estudios que aseguran que el 33% de los jóvenes en 2020 sufrirán miopía debido al uso de dispositivos tipo consolas, tablets, ordenadores… Elvira Jiménez recomienda usarlos un máximo de 30-40 minutos y, si el juego se alarga, lo ideal es realizar descansos cada 20 minutos.

La parte positiva

Los videojuegos también mejoran la capacidad de concentración de los niños,  que contribuye a mejorar la coordinación o el aumento de reflejos y la memoria visual; tanto es así, que existen videojuegos específicos para el tratamiento del ojo vago. Para evitar problemas, desde Alain Afflelou recomiendan realizar revisiones periódicas, sobre todo en el caso de los niños, ya que realizando un examen visual completo se pueden detectar y tratar estas alteraciones a tiempo, puesto que una detección y actuación temprana son la clave para solucionar las alteraciones visuales en niños y jóvenes.


 Texto elaborado con la supervisión científica del Área asistencial de Adeslas​