Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

El estrés y la depresión engordan

 

De acuerdo con los datos obtenidos por el equipo de investigadores, las situaciones estresantes afectan a los procesos físicos que inducen la obesidad. Janice Kiecolt-Glaser, autora principal del estudio, ha declarado: "El estrés promueve el aumento de peso al frenar el metabolismo".

¿Cómo se ha realizado el estudio?

El trabajo contó con la participación de 58 mujeres de mediana edad, que llevaron una dieta rica en grasas durante dos días. Cada comida aportaba 930 calorías y 60g de grasa, el equivalente a una hamburguesa doble y patatas fritas de un establecimiento de comida rápida. El equipo de investigación monitorizó el metabolismo de las participantes. Ellas, por su parte, reportaron en un test, su estado anímico los síntomas depresivos, las situaciones de estrés vividas recientemente y las rutinas alimentarias y de ejercicio realizadas en ese tiempo.

El estrés quema menos calorías

Las mujeres que habían vivido situaciones estresantes quemaron, en promedio, 104 calorías menos durante las siete horas posteriores a las comidas ricas en grasa, que aquellas que no reportaron experiencias estresantes. Las participantes que reconocieron haber padecido estrés el día previo al control, tenían valores de insulina más altos y quemaban menos grasa, circunstancias que promueven la acumulación de grasa y se asocian al aumento de peso.

La depresión y la acumulación de grasa

La depresión no pareció alterar el metabolismo, aunque las mujeres con depresión tendían a presentar altos niveles de cortisol, algo que favorece la acumulación abdominal de grasa. Las participantes que reportaron síntomas de depresión y estrés presentaban cierta inclinación a mostrar un aumento sostenido de grasas en sangre inmediatamente después de comer.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

The Ohio State University​