Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

La Ley Antitabaco: eficaz para dejar de fumar

 

Los efectos negativos del tabaco están de sobra probados y, por esta razón, la administración y los profesionales sanitarios recomiendan e implantan medidas para difundir sus riesgos sanitarios y provocar así el abandono de su consumo, como el empaquetado neutro, ya implantado en algunos países europeos y cuyo objetivo es disminuir el atractivo de este producto. Sin embargo, estas medidas no siempre tienen éxito. Con motivo del quinto aniversario de la entrada en vigor de la Ley Antitabaco de 2011 y coincidiendo con el Día Mundial Sin Tabaco IMOP y Berbés Asociados han llevado a cabo una encuesta para conocer los hábitos tabáquicos de la población española después de la implantación de esta normativa.


Un 26% menos de fumadores

Los datos de la encuesta revelan que un 26% de los fumadores de hace cinco años ha dejado de fumar en este tiempo, destacando entre ellos la población de más de 65 años y la comprendida entre los 25 y 34 años. La Comunidad Valenciana y Galicia son las comunidades donde más se ha notado este abandono del consumo de tabaco por parte de la población, siendo Madrid y Cataluña en las que menos personas han dejado de fumar.


Un 23% de fumadores han reducido su consumo

Aproximadamente un 23% de los fumadores ha reducido el número de cigarros consumidos. Los hombres han limitado más su consumo (27%) que las mujeres (19%). Por otro lado, el 47% de la población fumadora considera que sus hábitos tabáquicos no se han modificado y que siguen fumando lo mismo, lo cual muestra que, a pesar de la implantación de la ley, siguieron con su rutina en el consumo de tabaco.


El 66% de la población no fuma

La encuesta revela también datos menos usuales, como que un 1% de los fumadores de entonces han aumentado el número de cigarros consumidos en este tiempo, o que un 1% de la población general ha comenzado a fumar en estos cinco años. Cabe resaltar que, aunque el 66% de la población española sigue sin fumar, según datos de la OMS en el mundo mueren cada año 600.000 personas, no fumadoras, por estar expuestas al humo del tabaco​