Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

La diabetes gestacional indicativa de la diabetes tipo 2

 

Aunque la diabetes gestacional (DG) es una amenaza grave para la salud materna e infantil, las mujeres que la padecen la subestiman en la mayoría de los casos, haciendo que esta patología se convierta en un problema de salud pública de primera índole. La doctora Alejandra Durán, del área de Diabetes de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), señala que aproximadamente uno de cada siete nacimientos se ve afectado por la enfermedad. Duran afirma, también, que las mujeres que han desarrollado DG tienen una probabilidad siete veces más alta de tener diabetes tipo 2 en el futuro que las mujeres con glucosa normal durante el embarazo.

DG: una patología en aumento

De acuerdo con los expertos de la SEEN, la prevalencia de la DG se ha incrementado de manera notable debido, entre otras cuestiones, al aumento de la obesidad y la mayor edad de las mujeres en los embarazos. Los factores de riesgo más importantes para padecer DG son el sobrepeso y sobre todo la obesidad antes del embarazo; registrar unos niveles de glucosa alta previos al embarazo; padecer tensión arterial alta (HTA) y ser fumadora; llevar una alimentación poco saludable y/o poca actividad física; y contar con una historia familiar o personal de algún tipo de diabetes y/o síndrome metabólico.

La dieta mediterránea reduce en casi un 30% el riesgo de DG

Lo más importante para prevenir esta enfermedad es llevar una alimentación sana y practicar ejercicio moderado para tener un peso equilibrado antes del embarazo, o al menos, dieta adecuada desde la primera visita gestacional (semana 8 de embarazo). La SEEN señala que es clave seguir unas pautas alimentarias simples diarias, con patrones de la dieta mediterránea, como consumir aceite de oliva, comer suficientes vegetales, frutas, cereales integrales y frutos secos. Un estudio en el que ha participado la doctora Duran concluye que llevar una dieta mediterránea, enriquecida con aceite de oliva virgen y frutos secos (en concreto pistachos), desde la primera vista del embarazo reduce en casi un 30% el riesgo de DG.

Complicaciones más importantes de la DG

Las mujeres que padecen DG tienen más posibilidades de desarrollar hipertensión arterial (HTA), incluso en su forma más grave, que se denomina preeclampsia. También tienen un mayor riesgo de padecer complicaciones durante el parto, con una mayor frecuencia de cesáreas; complicaciones para el bebé, aumentando el número de niños grandes o incluso macrosómicos (con peso superior a 4 kilos), pero también de niños más pequeños por sobre-tratamiento y una mayor estancia en UCI. También hay complicaciones a largo plazo "Por eso es tan importante diagnosticar la DG para prevenir en el futuro el desarrollo de diabetes mellitus tipo 2 de la madre y del recién nacido, cuyo riesgo es 2-3 mayor que en población general", recalca la doctora. En cuanto al tratamiento de la DG, las pacientes que no puedan controlar la patología a través de la dieta, necesitarán tratamiento con insulina.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN)​


 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​