Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

La importancia de controlar la ingesta de antioxidantes

 

El envejecimiento está asociado a la oxidación y al descenso de hormonas propio de la edad. Desde un enfoque simplista, aportar antioxidantes y hormonas serviría para “retener la juventud”. Sin embargo, las cosas no funcionan así, ni mucho menos. “Con el estrés oxidativo, el cuerpo produce radicales libres. Esta especie química es responsable en parte del envejecimiento, sí. Pero, al mismo tiempo, los radicales libres contribuyen a estimular el sistema inmunitario, haciendo al organismo más resistente a las infecciones”, explica Sabater Tobella, doctor en Farmacia. Lo que es perjudicial es el exceso de radicales libres, pero si tomamos exceso de antioxidantes y anulamos toda la formación de radicales libres estamos perjudicando nuestro sistema inmunitario.

¿Qué produce radicales libres?

Las radiaciones solares, el tabaco, la polución… son algunos de los agentes externos que producen estas sustancias. Pero la mayor parte de radicales libres los producimos nosotros mismos, con el exceso de calorías. En palabras del experto consultado: “Cuando consumimos más calorías de las que gastamos, por un lado se producen radicales libre en exceso y, por otro lado, este exceso de energía se almacena en una “despensa”, que es el tejido graso, quedando guardado ahí por si el organismo la necesita. El tejido graso, sobre todo el abdominal, genera factores inflamatorios, que son también perjudiciales para la salud y acelera el proceso de envejecimiento”.

Antioxidantes y cáncer

Las células cancerosas son más sensibles a los radicales libres que las células sanas. La mayoría de quimioterápicos mata las células cancerosas, precisamente, porque son muy oxidantes y producen radicales libres. “Si se dan muchos antioxidantes a los pacientes, se neutraliza el efecto de la quimioterapia. Por eso hay que tener mucho cuidado con la administración de antioxidantes en pacientes sometidos a quimioterapia”, subraya Sabater

La justa medida, es la de cada uno

Hoy en día existe una tendencia generalizada, popularizada, de neutralizar los radicales libres. Lo ideal no es ni dar ni muchos ni pocos antioxidantes, sino la cantidad justa que necesita cada uno en cada momento, dependiendo de sus necesidades de oxidación, anti-oxidación. “Por lo general, una dieta equilibrada ofrece los antioxidantes que necesitamos, sin necesidad de suplementos añadidos”, aclara Sabater. “La medicina personalizada, genómica que nosotros promocionamos estudia cambios en algunos genes, que pueden predisponer a problemas de salud y de esta forma facilitar una medicina preventiva personalizada según los riesgos genéticos de cada uno”, concluye el experto.

Acceso a otras publicaciones de la noticia

La voz de Galicia

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/salud/2013/01/18/medicina-personalizada-pese-watson-arma-contra-cancer/0003_201301G18P24997.htm