Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Los hábitos alimentarios se adquieren entre los 9 y los 21 meses

 

Tal y como concluyen los resultados del estudio ENIM (Estudio nutricional de los niños de Mataró), llevado a cabo por el Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria, IDIAP Jordi Gol, con la colaboración del Instituto Municipal de Educación del Ayuntamiento de Mataró́ y el Instituto Catalán de la Salud (ICS), entre los 9 y los 21 meses se aprende a comer; por tanto, la adquisición de hábitos alimentarios saludables debe hacerse en esta etapa.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

Los investigadores han recopilado datos de 206 niños y 195 padres y madres de 12 guarderías de Mataró a lo largo de un año escolar. Los adultos que formaban el Grupo de Intervención (GI) recibieron cinco talleres formativos sobre alimentación equilibrada, destinados a aumentar el consumo de verduras, hortalizas, aceite de oliva y pescado, y a disminuir el consumo de mantequilla, margarina, bollería dulces, snacks y refrescos. Tanto los hábitos de los niños como los de los padres fueron valorados a través de test.

Mejoras en los hábitos

El cumplimiento de la dieta mediterránea en los padres fue de un 56,4% en el test de frecuencia de consumo alimentario, y de 6,5 puntos con el test de 14 ítems. El cumplimiento de la dieta mediterránea en los niños se valoró a través del Test KIDMED (con puntuaciones de 0 a 4 como bajo cumplimiento, y de 9 a 12 como alto) obteniendo una puntuación de 7. Al finalizar la intervención educativa, los padres del GI han mejorado en el cumplimiento de la dieta mediterránea en 5,78 puntos. Por su parte, los niños del GI la han mejorado según el Test KIDMED en 0,6 puntos.

El ejemplo de los padres

De acuerdo con declaraciones de Margarita Roset, investigadora del IDIAP Jordi Gol y enfermera del AIFICC 1, "damos más importancia a los cambios en los padres, que son los que tienen más aspectos por mejorar. En los niños, partimos de una dieta más correcta y, por tanto, esperamos que el hecho de que los padres hayan mejorado su dieta ayudará a que mantengan la dieta saludable en sus hijos". Los investigadores creen demostrado que "esta breve intervención educativa en forma de talleres es factible de realizar desde las consultas de atención primaria, donde el personal de enfermería tiene un papel fundamental en la adquisición de hábitos saludables de vida, entre ellos, el de la alimentación".

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria, IDIAP Jordi Gol

​​

 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​