Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Masticar bien para prevenir el sobrepeso

 

Esta es la conclusión principal a la que ha llegado un estudio llevado a cabo por bioingenieros de la Universidad de California en San Diego (UCSD), Estados Unidos, y médicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Tal y como ha declarado Marcos Intaglietta, de la UCSD, "En muchas ocasiones, para perder peso es necesario comer menos. Algo que no resulta fácil para la mayoría de personas. Por esta razón, hemos investigado lo efectivo que puede resultar comer despacio".

 

Dar tiempo a la sensación de saciedad

El objetivo del estudio ha sido minimizar la cantidad de comida que los niños consumen antes de que sus estómagos avisen a sus cerebros de que están saciados. Esta señal tarda unos 15 minutos en aparecer. Pero, en la sociedad en la que vivimos, muchas comidas se consumen en menos tiempo.

 

¿Cómo se ha realizado el estudio?

Los investigadores han supervisado durante un año los hábitos de alimentación de 54 niños de 6 a 17 años, todos ellos de la ciudad de Durango. Los participantes se dividieron en dos grupos: los que comían lentamente siguiendo las instrucciones de los investigadores, llamado grupo compatible, y aquellos que no lo hicieron, llamado el grupo no conforme. Estos dos grupos se compararon con un grupo de control. Los integrantes del grupo compatible fueron instruidos para masticar cada bocado durante 30 segundos antes de dar el siguiente. Para hacerlo más sencillo, a cada uno de ellos se le dio un pequeño reloj de arena que se vaciaba en 30 segundos. Esta forma de comer daba tiempo a que apareciera la sensación de saciedad que les indicaba que ya habían comido suficiente.

 

Resultados sorprendentes

El peso de los estudiantes en el grupo compatible disminuyó entre 2 y 5,7% en  seis meses y de 3,4 a 4.8% en un año. Por el contrario, el peso de los estudiantes en el grupo no conforme aumentó un 4,4 a 5.8% en seis meses y de 8.3 a 12.6% en un año. El peso del grupo de control aumentó en 6.5 a 8.2% en un año.

 

Un hábito sano y sencillo

Este es el primer ensayo clínico controlado destinado a probar la eficacia de comer despacio para detectar la sensación de saciedad y poder perder peso. Según Geert Schmid-Schonbein, coautor del estudio de la Escuela Jacobs de la UCSD "A diferencia de la mayoría de las dietas, comer lento tiene la ventaja de ser sostenible a largo plazo, ya que no requiere cambiar la comida que se come a diario. No priva a la persona de sus comidas favoritas y se puede aplicar en cualquier contexto cultural y étnico". "Nuestro método tiene por objetivo prevenir que se recupere peso. Es sencillo, barato y fácil de seguir. Además, no necesita ninguna medicación", ha añadido el doctor Ruy Perez-Tamayo, del laboratorio de investigación en medicina experimental en la escuela de medicina de la UNAM.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Universidad de California en San Diego (UCSD)​


 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés