Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Nunca es tarde para dejar de fumar

 

Fumar es, en la actualidad, una de las principales causas modificables de incidencia de cáncer y mortalidad prematura en los Estados Unidos y en el mundo. A pesar de que la esperanza de vida ha amentado a nivel global, no se sabe mucho sobre los efectos del tabaquismo en las poblaciones de personas mayores. Según las conclusiones de trabajo reciente, las personas de 70 o más años que fuman, tienen tres veces más de probabilidades de morir que aquellas que nunca lo han hecho. La investigación subraya, además, que los exfumadores tienen menos riesgo de morir cuanto antes dejen de fumar.


¿Cómo se ha realizado el estudio?

El equipo de investigadores, liderado por Sarah H. Nash, del Instituto Nacional del Cáncer, en Bethesda, Maryland (EE.UU.), analizó los hábitos de 160.113 participantes con más de 70 años de edad del estudio NIH-AARP. Asociaron la mortalidad de los participantes con la edad a la que habían empezado a fumar, la edad a la que habían abandonado el hábito, y la cantidad media de tabaco consumida a partir de los 70 años. Los participantes completaron un cuestionario en el que detallaban su consumo de tabaco en el periodo 2004-2005, fecha en la que comenzó el estudio. Los investigadores realizaron un seguimiento de los decesos de los participantes hasta el 2011, teniendo en cuenta las causas de mortalidad y prestando especial atención a aquellas relacionadas con el tabaco, como cáncer de pulmón, vejiga o esófago; así como enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares, diabetes y enfermedad respiratoria (neumonía, gripe, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y afecciones aliadas).


Los hombres fuman más

La media de edad de los participantes cuando comenzó el estudio era de 75 años. El 56% de ellos habían dejado de fumar y el 6% seguían haciéndolo. Los hombres demostraron ser más propensos al tabaco que las mujeres: sólo el 31% de ellos no habían fumado nunca, frente al 48% de ellas que nunca habían sido fumadoras. El consumo de tabaco era mayor entre ellos que entre ellas (18,2 paquetes al año de media frente a 11,6 paquetes al año), y la edad de inicio era también más temprana: el 19% de los hombres habían empezado a fumar antes de los 15 años y sólo se habían iniciado a esa temprana edad el 9,5% de las fumadoras.


Más riesgo de muerte entre los fumadores que entre los exfumadores

El 16% de los participantes murió a lo largo del estudio. Entre los exfumadores, murieron el 16,2% de los que habían dejado de fumar entre los 30 y los 39 años, el 19,7% de los que habían abandonado el hábito de los 40 a los 49 años, el 23,9% de los que lo habían dejado de los 50 a los 59 años, y el 27,9% de los que lo hicieron de los 60 a los 69 años. Un 33,1% de las personas que fumaban durante el estudio murió mientras se desarrollaba el mismo. Además, los decesos entre las mujeres fueron inferiores a las de los hombres.


Más vale tarde que nunca

Los resultados prueban que iniciarse en el consumo de tabaco a una edad temprana aumenta el riesgo de mortalidad a lo largo de toda la vida. Demuestran también que el riesgo de morir entre los exfumadores es mucho menor que entre los fumadores, incluso en aquellos que dejan de fumar pasados los 60 años.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

American Journal of Preventive Medicine​


 Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés