Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

¿Sirven de algo las dietas “detox”?

 

Desde finales del siglo XIX se han preconizado diferentes tipos de dietas con justificaciones médicas variadas. Motivos como la mejora del nivel de vida por una parte y la sobrecarga de ansiedad y estrés de la vida actual por otra (sobre todo en las grandes ciudades), ha hecho que su número se incremente. Así, las dietas "detox", encaminadas a limpiar el organismo, se vuelven cada vez más populares.

¿Qué es una dieta detox?

De acuerdo con Ignacio Secades Ariz, especialista en Endocrinología en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América (Madrid), "Son regímenes alimentarios que preconizan durante unos días o de forma continuada cambios dietéticos. Tienen la finalidad de eliminar del organismo toxinas o sustancias nocivas, lo que procuraría una mejoría de salud, energía, estado vital, desaparición de molestias digestivas y en ocasiones pérdida de peso. Los principios básicos de las dietas detoxificantes, en general, son el ayuno parcial y el consumo de más alimentos puros, naturales y ecológicos. En ocasiones, se realizan con preparados comerciales convenientes, con aportes suficientes de nutrientes, vitaminas y antioxidantes o acompañados de la venta de productos de micronutrición y cosmética".

¿Cuándo deben hacerse?

No existe evidencia científica y médica clara de las bondades médicas de estas dietas. "Desde el punto de vista conceptual, las dietas detoxificantes responden a dos necesidades: En el caso de prevención y tratamiento de enfermedades como infecciones urinarias, cólicos renales, patologías cardíacas e incluso cáncer, esto último preconizado por corrientes de la llamada medicina alternativa, puesto que al ser dietas alcalinas, basadas en el convencimiento de que afectan la acidez (Ph) de la sangre y orina, provocan la disminución de la misma, lo que mejorará el bienestar y el aumento de energía. En el caso de que se recomiende una dieta depurativa, ya que este tipo de alimentación ayudaría a limpiar nuestros órganos, imitando los efectos que de forma natural realiza nuestro sistema inmunológico. Con este fin se ingieren infusiones y alimentos crudos como frutas y verduras antioxidantes, etc.", explica Secades.

¿Deben realizarse bajo control médico?

"No hay inconveniente en hacerlas cuando son el inicio de una reflexión personal sobre una mejora de los hábitos dietéticos y de vida y cuando sean dirigidas por un profesional médico, especialista en Endocrinología y Nutrición o nutricionista cualificado. El personal sanitario responsable de cualquier tipo de dieta debe realizar una historia clínica del paciente. En la misma han de constar: antecedentes familiares, personales, hábitos dietéticos, situación anímica del paciente, tratamientos, exploración física, analíticas y eventuales exploraciones complementarias", aclara el experto consultado.

Mejor un cambio de hábitos que una acción puntual

Tal y como explica Secades "Cualquier dieta, sea con propósito de mejora de la calidad de vida o de adelgazamiento, debe estar dirigida a mantener una serie de estrategias que modifiquen y mejoren nuestros hábitos alimentarios, más para el largo plazo que para unos días concretos. Esa mejora de hábitos alimentarios pasa por aprender a comprar; seleccionar, cocinar y preparar los alimentos de forma adecuada; iniciar o aumentar la actividad física de forma regular y cambiar el estilo de vida, modificando los malos hábitos e incorporando los buenos de forma gratificante".

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​