Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Abusar de la sal favorece la aparición de diabetes Tipo 2 y LADA

 

​Según un trabajo presentado durante la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), celebrada en septiembre en Lisboa, las personas que llevan una dieta elevada en sal tienen un mayor riesgo de padecer diabetes Tipo 2 y diabetes autoinmune latente en los adultos, más conocida como LADA, según sus siglas en inglés. La principal fuente de sodio de la dieta es la sal, que contiene un 40% de sodio. Esto significa que por cada 2,5 g de sal consumida, el organismo recibe 1 g de sodio. Investigaciones previas han sugerido que el consumo excesivo de sal puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2 debido, bien a que produce un efecto directo sobre la resistencia a la insulina, o bien a que favorece la hipertensión y el aumento de peso.


¿Qué es la diabetes LADA?

LADA es una forma de diabetes Tipo 1 en la que las células productoras de insulina en el páncreas son destruidas por el propio sistema inmunológico del cuerpo. A diferencia de lo que ocurre con la diabetes tipo 1 típica, la diabetes LADA se desarrolla muy lentamente, a veces durante un período de años. Esta circunstancia, sumada a que aparece tarde en la edad adulta, favorece que sea erróneamente diagnosticada como diabetes Tipo 2.


¿Cómo se ha realizado el estudio?

La investigación, dirigida por Bahareh Rasouli del Instituto Karolinska de Medicina Ambiental (IMM), Estocolmo (Suecia), ha querido averiguar si existe un vínculo entre la ingesta de sodio y el riesgo de desarrollar Diabetes tipo 2 o diabetes LADA. Para ello, ha utilizado datos de un estudio poblacional sueco sobre factores de riesgo para LADA y diabetes Tipo 2, comparando 355 y 1.136 casos de cada uno respectivamente, con un grupo de 1.379 individuos que actuaban como grupo de control. La ingesta dietética se registró mediante un cuestionario alimentario y se utilizó para calcular el consumo diario de calorías, nutrientes y sodio. También se consideró la influencia de la genética en el riesgo de diabetes, dividiendo a los pacientes en "alto riesgo" u "otro" según su genotipo HLA. Los investigadores hicieron ajustes para tener en cuenta las diferencias en factores de riesgo incluyendo edad, sexo, IMC, tabaquismo, actividad física, antecedentes familiares de diabetes, alcohol, energía total y consumo de potasio.


El riesgo de diabetes Tipo 2 aumenta un 58% entre los más "salados"

El estudio encontró que la ingesta de sodio estaba asociada con un aumento promedio del 43% en el riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2 por cada gramo adicional de sodio (equivalente a 2,5 gramos extra de sal) consumido por día. Al dividir a los participantes en tres grupos de consumo de sodio (bajo, inferior a 2.4g; medio entre 2.4 y 3.15g; y alto, por encima 3.15g), el grupo con mayor consumo apuntó un 58% más riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2 en comparación con el grupo de consumo más bajo.

Los pacientes de LADA, los más sensibles al sodio

El efecto de la ingesta de sodio en el riesgo de desarrollar LADA fue aún mayor, con un aumento del 73% por cada gramo de sodio consumido por día. Los pacientes con LADA con genotipos HLA de alto riesgo cuya ingesta de sodio se clasificó como "alta" (más de 3,15 g / día) tuvieron casi cuatro veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad que los que consumieron una cantidad considerada "baja" (menos de 2,4 g / día).

Tal y como sostienen los autores: "Queda confirmada la asociación entre la ingesta de sodio y la diabetes Tipo 2. La ingesta alta de sodio puede ser un factor de riesgo para la LADA, especialmente en los portadores de genotipos HLA de alto riesgo. Estos hallazgos pueden tener implicaciones importantes en la prevención primaria de la diabetes que aparece en adultos".

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Eurekalert​


Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​