Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Estas fiestas, apuesta por la alimentación consciente

 

Los expertos de la American Heart Association proponen la alimentación consciente como forma saludable de disfrutar la comida durante las fiestas (y el resto del año).

 

La llegada de las fiestas es, para muchos, sinónimo de excesos en la alimentación. Sin embargo, existe una forma sencilla de combatir esa tendencia poco saludable: la alimentación consciente, una forma de disfrutar más intensamente con la comida, de dejarse llevar por los sabores y no por las cantidades, muy útil durante las fiestas, y el resto del año.

¿Qué es la alimentación consciente?

La alimentación consciente está arraigada en la antigua filosofía budista de la atención plena, en la que destaca la conciencia del "momento presente, sin juicio", sostiene la dietista Dana Notte, de ThrivInspired Nutrition y miembro de la junta del Centro para la alimentación consciente. Para llevar a cabo esta práctica, la también dietista Carrie Dennett, explica que es importante preparar la mente antes de la comida, hacerse preguntas del tipo "¿Tengo hambre?" o "¿Por qué quiero comer?". Este método ayudará a ser más selectivo con la forma de comer, a elegir alimentos nutritivos y reconocer cuándo se ha comido lo suficiente como para sentirse satisfecho. Aunque el objetivo de la alimentación consciente no es controlar las porciones ni perder peso, es cierto que estas dos circunstancias pueden ser resultados indirectos de esta práctica.

Algunos "tips" de esta forma de comer

Dennett, la dietista experta en alimentación consciente, da algunos consejos para aprender a comer de esta forma:

  • Llegar a comer con hambre, pero no hambriento. Tener demasiada hambre puede hacer que se coma muy rápido, sin dar tiempo al cerebro a recibir la sensación de saciedad (lo que puede llevar 20 minutos).

  • Administrarse bien: no pasarse con los entremeses o aperitivos.

  • Si hay que elegir entre un alimento u otro, optar por aquel que se come menos a menudo.

  • Reducir la velocidad para concentrarse en la comida. Sabemos que las comidas festivas son también ocasiones para reunirse con los seres queridos, por eso suele ser difícil concentrarse en la comida todo el tiempo. Es bueno, al menos, aprovechar el primer bocado de cada plato para hacerlo.

  • Disfrutar de todo, desde la cucharada de consomé, hasta la porción de turrón, pasando por la ensalada o el pan. Es importante tomarse tiempo para masticar y saborear cada alimento.

  • No llenarse el plato demasiado y preguntarse, al terminarlo, si realmente se quiere repetir.

  • Evitar estar todo el tiempo al lado de la comida en un bufet.

  • No sucumbir a la presión o a la insistencia de los demás por comer más.

Fuentes

American Heart Association



 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés