Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Aumenta el número de muertes relacionadas con hipertensión

 

Datos recientes del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que las enfermedades hipertensivas han doblado el número de fallecimientos en la última década. En palabras de Carlos Macaya, presidente de la FEC "Mientras que en 2005 la hipertensión provocaba 6.661 fallecimientos, en 2015 ya fue la causante de 12.674. Recordemos además que la hipertensión es factor de riesgo de otras enfermedades cardiovasculares como el infarto y el ictus, por lo que seguramente es causante de muchas más defunciones".


La hipertensión, una amenaza para el corazón

Para hacer frente al sobreesfuerzo que supone tener la tensión arterial alta, el corazón aumenta su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) aumentando así el riesgo de insuficiencia coronaria, angina de pecho, irritabilidad del músculo cardiaco y arritmias. La hipertensión también propicia la arterioesclerosis (acúmulos de colesterol en las arterias) y fenómenos de trombosis (pueden producir infarto de miocardio o infarto cerebral). Por ello, es fundamental mantener los niveles de tensión bien controlados, los máximos de presión arterial sistólica (máxima) entre 120-129 mmHg, y los de diastólica (mínima) entre 80 y 84 mmHg.


Primera causa de muerte en España

Aunque estudios recientes demuestran que en el 2015 hubo un repunte en el número de fallecimientos por todas las causas, analizando la tasa de mortalidad (porcentaje de defunciones por una causa en concreto respecto al total de fallecimientos), las enfermedades cardiovasculares mantienen su tendencia la baja de los últimos años. Mientras que en 2005 el 32,76% de las muertes eran producidas por una enfermedad cardiovascular, en 2015 es el 29,39%. "Aun así, las patologías cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte, por delante del cáncer y de las enfermedades respiratorias", recuerda Macaya.


La importancia de mantener los factores de riesgo a raya

Para reducir la incidencia y enfermedad de la enfermedad cardiovascular es fundamental controlar sus factores de riesgo (diabetes, hipertensión, sedentarismo, tabaquismo, sobrepeso, obesidad y abuso del alcohol entre otros). "Tan solo siguiendo una dieta equilibrada y variada (basada en frutas, verduras, pescado, legumbres, poca carne roja...), practicando ejercicio de manera regular (al menos 30 minutos cinco días a la semana) y abandonando el hábito tabáquico, podrían reducirse espectacularmente las estadísticas de enfermedad cardiovascular. Si ya se padece la enfermedad, además de adoptar estos buenos hábitos de vida, también hay seguir estrictamente el tratamiento prescrito por el especialista", subraya el presidente de la FEC.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Fundación Española del Corazón (FEC)​


 Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés