Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Beber té caliente reduce las probabilidades de glaucoma

 

Tomar, al menos, una taza de té caliente a diario, puede asociarse con un riesgo significativamente menor de desarrollar glaucoma.

 

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por científicos de la Escuela de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown (Rhode Island, EE.UU.), las personas que beben té caliente de forma frecuente tienen un menor riesgo de padecer glaucoma. Esta enfermedad ocular grave, una de las principales causas de ceguera en todo el mundo, se produce cuando hay daños en el nervio óptico debidos, generalmente, a un aumento de la presión intraocular o PIO. Este problema visual afecta en la actualidad a 57,5 millones de personas y se espera que en el 2020 afecte a 65,5 millones.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

Investigaciones previas sugerían que la cafeína podía alterar la presión intraocular. Sin embargo, este es el primer estudio que compara el impacto potencial de las bebidas descafeinadas y con cafeína sobre el riesgo de glaucoma. Los investigadores consultaron los datos de la encuesta nacional sobre salud y nutrición, llevada a cabo en EE.UU. de 2005 a 2006 (National Health and Nutrition Examination Survey-NHANES). Se trata de un sondeo anual en el que participan unas 10.000 personas, que incluye entrevistas, exámenes físicos y muestras de sangre, diseñadas para medir el estado de salud y nutricional de adultos y niños estadounidenses. En la encuesta también se preguntó a los participantes la frecuencia y cantidad de bebidas (con cafeína y descafeinadas, incluidos refrescos y té helado) que habían ingerido en los últimos 12 meses. En el periodo seleccionado por los investigadores, se incluían también test oculares sobre glaucoma. De los 1678 participantes que obtuvieron los resultados completos de la prueba ocular, 84 (el 5%) adultos habían desarrollado la afección.

Beber té para proteger la visión

Según los datos obtenidos, los participantes que bebieron té caliente todos los días tenían un menor riesgo de glaucoma en comparación con los que no lo hacían. Tras considerar otros factores potencialmente influyentes (como la diabetes y el tabaquismo), los bebedores de té caliente tenían un 74% menos de probabilidades de tener glaucoma. Los investigadores no encontraron asociaciones similares para el café descafeinado, con cafeína o descafeinado, té helado o refrescos.

Una investigación en sus inicios

Dado que se trata de un estudio observacional, en el que han participado pocos pacientes con glaucoma, será necesario seguir investigando para obtener datos más fiables. La información sobre cuándo se había diagnosticado el glaucoma tampoco estaba disponible y, además, en la encuesta no se registraban otros factores influyentes, como el tamaño de la taza, el tipo de té o el tiempo de infusión. No obstante, los autores del trabajo recuerdan que el té contiene sustancias antioxidantes, antiinflamatorias y neuroprotectoras, asociadas con un menor riesgo de afecciones graves como enfermedades del corazón, cáncer y diabetes. Además, trabajos previos sugieren que la oxidación y la neurodegeneración pueden estar involucradas en el desarrollo del glaucoma.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

British Medical Journal​

 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​