Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

El alcohol como enemigo del aprendizaje

 

De acuerdo con los datos de la Agencia Americana sobre Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA) y la Agencia Europea sobre Estudio de Alcohol y otras Drogas (ESPAD), aproximadamente un tercio de los jóvenes norteamericanos y europeos practican el "binge drinking": beben alcohol de forma excesiva (cinco o más bebidas en el caso de los hombres y cuatro o más en el caso de las mujeres) en periodos cortos de tiempo (unas dos horas). Diversos estudios vinculan el abuso de esta sustancia con déficits neurocognitivos, rendimiento académico deficiente y comportamiento sexual de riesgo.


Investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y de do Minho (Portugal) han estudiado la actividad cerebral de jóvenes estudiantes universitarios que beben en exceso en España. Según sus conclusiones, el alcohol produce modificaciones en la actividad cerebral, lo que puede indicar un retraso en el desarrollo cerebral y un signo temprano de daño cerebral. Tal y como ha declarado Eduardo López-Caneda, de la Universidad del Minho en Portugal, a la Agencia de noticias SINC: "Muchos estudios han evaluado los efectos del consumo excesivo de alcohol en adultos jóvenes durante diferentes tareas que involucran atención o memoria de trabajo. Sin embargo, poco se sabe sobre si el cerebro de estos binge drinkers (BDs) muestra diferencias cuando están en reposo y no se concentran en una tarea", añade.


¿Cómo se ha realizado el estudio?

Los científicos evaluaron la actividad eléctrica de los estudiantes en diversas regiones cerebrales. "Los jóvenes BDs presentaban, en comparación con los controles, una actividad cerebral alterada en reposo", explica el experto consultado. "Los cambios encontrados podrían indicar una disminución de la capacidad de respuesta a los estímulos externos y las posibles dificultades en la capacidad de procesamiento de la información en bebedores jóvenes compulsivos, y puede representar algunos de los primeros signos de daño cerebral inducido por el alcohol", sostiene López-Caneda.


El alcohol es más dañino para los cerebros en desarrollo

Experimentos realizados sobre ratones indican que, aún consumiendo la misma cantidad de alcohol, los roedores adolescentes experimentan mayor neurotoxicidad (mueren más neuronas) y menor neurogénesis (nacen menos nuevas neuronas en el hipocampo, una región clave para la memoria) que los adultos. El hecho de que el cerebro esté en desarrollo puede hacerlo más vulnerable a los efectos del abuso del alcohol, aunque sería necesario realizar más estudios para reforzar esta hipótesis.


Empezar a beber pronto aumenta el riesgo de abusar del alcohol en la edad adulta

Los expertos han observado una relación negativa entre el inicio temprano en el consumo de alcohol y el excesivo consumo de esta sustancia en la edad adulta. Por esta razón, es fundamental retrasar la edad de inicio de consumo de alcohol, que en España se sitúa entre los 12 y 13 años. Además, en palabras de López-Caneda, "sería importante que las instituciones educativas y de salud utilicen estos resultados para mostrar a los jóvenes que el consumo de alcohol, cuando se realiza de forma intensiva y habitual en los fines de semana, puede tener importantes efectos negativos a nivel cerebral (alterar su normal funcionamiento, su desarrollo durante el periodo adolescente, inducir peor rendimiento en memoria, etc.)".

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 ¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Agencia de noticias SINC

 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​