Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

El corazón quiere que duermas lo justo, ni más, ni menos

 

Un estudio reciente revela que dormir menos de 6 horas al día o más de 9 podría aumentar el riesgo de ataque cardiaco. 

Aunque existen investigaciones previas que han sugerido la existencia de una asociación entre el sueño y la salud del corazón, hasta ahora no se había podido determinar si un sueño deficiente o excesivo podía ser o no causa de problemas cardíacos. Según un estudio realizado por la Universidad de Colorado Boulder (CU), Estados Unidos, en el que han participado casi un millón de personas, escatimar horas al sueño o dormir demasiado, puede aumentar el riesgo de ataque cardiaco, incluso en personas no fumadoras, que hacen ejercicio físico y que no tienen predisposición genética a las enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

Para llevar a cabo su investigación, Celine Vetter, autora principal del estudio, profesora asistente de Fisiología Integrativa en la CU, y su equipo del Hospital General de Massachusetts, analizaron la información genética, los hábitos de sueño autoinformados y los registros médicos de 461.000 participantes del Biobanco del Reino Unido con una edad de 40 a 69 años, que nunca habían sufrido un ataque cardíaco. El seguimiento del estudio tuvo una duración total de 7 años.

Dormir lo justo: entre 6 y 9 horas

De acuerdo con los datos, en comparación con los que dormían de 6 a 9 horas por noche, los participantes que dormían menos de 6 horas tenían un 20% más de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco durante el período de estudio. Por otro lado, los que dormían más de 9 horas por la noche tenían un 34% más de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco. En palabras de Vetter "Estos resultados constituyen una de las pruebas más sólidas de que la duración del sueño es un factor clave cuando se trata de la salud del corazón".

Los resultados se confirman en caso de que exista predisposición genética

El estudio concluye también que, en el caso de predisposición genética a tener enfermedad cardiaca, dormir entre seis y nueve horas por la noche reduce el riesgo de sufrir un ataque cardíaco en un 18%. "Este es una especie de mensaje de esperanza, que dice que independientemente de cuál sea el riesgo heredado de ataque cardíaco, dormir una cantidad saludable puede reducir ese riesgo al igual que puede hacerlo seguir una dieta saludable, no fumar y seguir otros enfoques de estilo de vida sano", declara Iyas Daghlas, estudiante de medicina en Harvard y coautor del estudio.

Dormir bien es tan importante como hacer ejercicio o comer sano

Los autores esperan que el estudio aumente la conciencia sobre los beneficios para la salud cardíaca del sueño entre los médicos, las agencias de salud pública y el público. "De igual forma que hacer ejercicio y comer sano puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón, dormir bien también puede hacerlo" subraya Vetter.


Fuentes

University of Colorado Boulder

Science Daily

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés