Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

El peso como indicador de riesgo cardiovascular en personas sanas

 

​Aunque el peso siempre se ha tenido en cuenta a la hora de determinar las probabilidades de una persona de sufrir enfermedad cardiovascular, hasta ahora ningún estudio había sido claro sobre los riesgos cardiovasculares para los obesos metabólicamente sanos. Un trabajo reciente, dirigido por Rishi Caleyachetty, investigador en el Instituto de Investigación Aplicada a la Salud de la Universidad de Birmingham, en el Reino Unido, ha examinado las asociaciones entre obesos metabólicamente sanos y cuatro diferentes formas de enfermedad cardiovascular: patología coronaria, enfermedad cerebrovascular, insuficiencia cardiaca y enfermedad vascular periférica.


¿Cómo se ha realizado el estudio?

El equipo de Caleyachetty realizó la investigación partiendo de los registros electrónicos de salud de 3,5 millones de adultos del Reino Unido, recopilados de 1995 a 2015 en The Health Improvement Network. Los individuos, que no sufrían patologías cardiacas al inicio del estudio, fueron divididos en cuatro grupos en función de su índice de masa corporal (IMC): bajo peso (IMC por debajo de 18,5), peso normal (por encima de 18,5 pero por debajo de 25), sobrepeso (más de 25 y menos de 30) y obesos (30 o más). El estudio también consideró otros factores de riesgo como la edad, el sexo, el consumo de tabaco y la situación social asociada a los ingresos, la educación y el empleo.


La obesidad por sí sola sí es un factor de riesgo

Tras llevar a cabo un seguimiento de una media de 5,4 años, el equipo de Caleyachetty pudo constatar que los individuos obesos sin anomalías metabólicas (aproximadamente el 15% de los participantes), presentaban un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedad cerebrovascular, e insuficiencia cardiaca, que los individuos de peso normal que no tenían anomalías metabólicas. Los investigadores confirmaron además que el riesgo de enfermedad coronaria, enfermedad cerebrovascular e insuficiencia cardíaca aumentaba con el incremento del número de anomalías metabólicas. Según los datos, los individuos obesos sin anomalías metabólicas solían ser hombres jóvenes, fumadores y con deficiencias sociales.


El bajo peso también es un factor de riesgo

Además, los investigadores concluyeron que los pacientes con bajo peso que no presentaban alteraciones metabólicas también tenían mayor riesgo de ictus, insuficiencia cardiaca y enfermedad vascular periférica. Caleyachetty sostiene que esta circunstancia puede estar relacionada con el consumo de tabaco de estos participantes y el riesgo asociado a padecer enfermedades respiratorias como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o cáncer de pulmón; ya que, tal y como señalan los investigadores, no se observó que los individuos con bajo peso no fumadores tuvieran riesgo de ictus.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Journal of the American College of Cardiology

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés