Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

La exposición a factores ambientales y su repercusión en la salud infantil

 

Un estudio de IS Global concluye que la exposición a determinados factores ambientales durante el embarazo y la niñez, podría afectar a la tensión arterial en niños.

 

El ser humano se encuentra en contacto permanente y simultáneo con diferentes factores ambientales, como son, por ejemplo, los agentes químicos o las condiciones meteorológicas. Dado que el contacto con estos factores no se suele dar de manera aislada, es complicado averiguar los efectos de cada uno de ellos sobre la salud. Por este motivo, la epidemiología ambiental ha empezado a analizar estas exposiciones ambientales en su conjunto desde la fase prenatal, en lugar de estudiar cada una de ellas individualmente. Esta nueva aproximación de la investigación recibe el nombre de exposoma.

Repercusión del "exposoma" en la salud infantil

Un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro impulsado por "la Caixa", ha analizado más de 200 exposiciones ambientales que se producen durante el embarazo y la infancia. De acuerdo con sus conclusiones, algunos de los factores ambientales analizados podrían tener un impacto sobre la tensión arterial en niños. El trabajo, que contó con la participación de 1.277 menores y sus madres, se incluye dentro del proyecto HELIX, que aglutina datos de cohortes de seis países europeos (España, Francia, Grecia, Lituania, Noruega y Reino Unido). Las exposiciones se evaluaron durante el embarazo y, también, cuando los niños contaban con entre 6 y 11 años, franja de edad en la que participaron en un examen clínico que incluyó la recolección de muestras de sangre y de orina y la medida de la tensión arterial.

Tres tipos de exposiciones a examen

Los investigadores evaluaron 89 exposiciones prenatales y 128 postnatales, divididas todas ellas en tres grupos: exposiciones al aire libre (contaminación atmosférica, condiciones meteorológicas, espacios verdes, etc.), exposiciones químicas (pesticidas, metales, plastificantes, etc.) y factores relacionados con el estilo de vida (dieta, actividad física, patrones de sueño, etc.). En palabras de Charline Warembourg, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio: "Nuestros resultados muestran que, ya desde la fase fetal, el lugar en el que vivimos, aquello que comemos y respiramos y los compuestos químicos que llegan hasta nuestro organismo pueden afectar a la presión sanguínea antes de alcanzar la adolescencia. Esto es importante porque existen evidencias que apuntan que las personas con una tensión arterial elevada durante la infancia son más propensas a sufrir hipertensión en la edad adulta".

Lo que sube la tensión arterial

Los análisis estadísticos realizados permitieron observar una asociación entre diversas exposiciones y una mayor tensión arterial en niños. Entre ellas, destacan la exposición de las madres durante el embarazo al humo del tabaco o al bisfenol-A (un plastificante), así como aquellos casos en que las madres declararon consumir poco o mucho pescado durante la gestación (menos de dos veces por semana o más de cuatro). El informe de ISGlobal revela también que los niños que presentaron mayores niveles de cobre y de ácido perfluorooctanoico (PFOA, un compuesto usado por su propiedad antiadherente en ollas, sartenes, ropa, etc.) en sangre tenían una tensión arterial más elevada.

El consumo de pescado en el embarazo puede subir la tensión en los niños

Algunas de las asociaciones halladas en el estudio, como la del humo de tabaco o la del bisfenol-A y la tensión, son fáciles de interpretar y están respaldadas, además, por estudios previos. Sin embargo, existen otras, como el consumo de pescado durante el embarazo y la tensión alta, más difíciles de interpretar. La autora principal del estudio la explica de este modo: "Sabemos que el pescado contiene ácidos grasos esenciales que son necesarios y beneficiosos, pero también que es una fuente de compuestos químicos, lo que quizá contribuya a explicar que ajustar su ingesta a dosis moderadas (dos veces por semana) sea la práctica con mejores resultados para la tensión arterial".

 

Fuente:

ISGlobal https://bit.ly/2pN3TQ0

 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés