SegurCaixa Adeslas S.A. de Seguros y Reaseguros utiliza cookies propias y de terceros en este sitio web para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y mostrar publicidad, contenidos o servicios personalizados a través del análisis de su navegación para lo cual es necesario compartir datos y perfiles no vinculados directamente a su identidad con operadores publicitarios y otros intermediarios. Si sigue navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre el uso de las cookies en nuestra Política de Cookies
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Las bebidas energéticas tienen un “lado oscuro”

 

Un estudio canadiense revela que más de la mitad de los jóvenes experimenta efectos negativos en la salud tras haber consumido bebidas energéticas.

De acuerdo con los resultados de una encuesta nacional realizada entre jóvenes canadienses, más de la mitad de los que alguna vez consumieron una bebida energética informaron haber experimentado un evento adverso de salud, que incluía latidos cardíacos rápidos, náuseas y, en casos poco frecuentes, convulsiones. En la actualidad, la legislación canadiense está estudiando prohibir la comercialización de bebidas energéticas a los niños y desaconsejar su consumo a personas que participan en actividades deportivas.

Más "potentes" que el café

David Hammond, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Waterloo, Canadá, autor de la encuesta mencionada sobre bebidas energéticas explica: "Hasta la fecha, la mayoría de las evaluaciones de riesgo han utilizado el café como referencia para estimar los efectos de las bebidas energéticas sobre la salud; sin embargo, parece claro que estos productos representan un mayor riesgo. Los efectos adversos de las bebidas energéticas pueden deberse a los ingredientes que las diferencian del café o, también, la forma en que se consumen, incluso con alcohol, o durante la actividad física. Independientemente de todo esto, los hallazgos sugieren la importancia de aumentar la vigilancia de los efectos de estos productos".

Taquicardias, problemas de sueño y dolores de cabeza, algunos de los efectos más comunes

Hammond y su equipo entrevistaron a 2.055 jóvenes canadienses de entre 12 y 24 años. De los que informaron haber consumido bebidas energéticas en algún momento de sus vidas, el 55,4% admitió haber experimentado algún evento adverso de salud. De los que informaron eventos adversos de salud, el 24,7% dijo que había experimentado un latido cardíaco acelerado, el 24,1% reconoció haber sentido dificultad para dormir y el 18,3% reportó experimentar dolores de cabeza. Un total de 5,1% admitió haber sentido náuseas, vómitos o diarrea, el 5% de ellos buscó atención médica, un 3,6% reportó experimentar dolores en el pecho, y el 0.2%, convulsiones.

Un producto "para mayores"

Tal y como declaró Hammond "El número de efectos sobre la salud observados en nuestro estudio sugiere que se debe hacer más para evitar el consumo entre niños y jóvenes. Por el momento, no hay restricciones para los niños que compran bebidas energéticas, y estas se comercializan en el punto de venta en las tiendas de comestibles, así como en la publicidad dirigida a los niños".

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Universidad de Waterloo​

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés