Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Los correos electrónicos causan estrés

 

Durante la pasada conferencia anual de la Sociedad Británica de Psicología de la División de Psicología Ocupacional, celebrada en Nottingham (Reino Unido), Richard MacKinnon especialista del Future Work Centre, ha hecho públicos los resultados de un estudio sobre el estrés asociado a los correos electrónicos. El trabajo sugiere que no es el volumen de correos electrónicos lo que causa estrés; sino nuestros hábitos bienintencionados y nuestra necesidad de sentir que controlamos la situación lo que se vuelve en nuestra contra.


¿Cómo se ha realizado el estudio?

El Future Work Centre preguntó a casi 2.000 personas que trabajan en una variedad de industrias, sectores y puestos de trabajo en el Reino Unido acerca de su experiencia con los correos electrónicos. Los investigadores exploraron si determinados factores (tecnología, comportamiento, demografía y personalidad), desempeñaban un papel en la percepción de presión que la gente sentía por los mails. Los resultados sugieren que muchas personas han desarrollado algunos malos hábitos cuando se trata de administrar el correo electrónico. El 62% de los encuestados admitió tener correos electrónicos en su bandeja de entrada. Aquellos que revisaban el correo electrónico temprano por la mañana y tarde por la noche, presentaron niveles altos de estrés y presión.


Los e-mails son una fuente tóxica de estrés

De acuerdo con Richard MacKinnon "El correo electrónico es un arma de doble filo. Aunque, por un lado, es una valiosa herramienta de comunicación, es también una fuente de estrés y frustración para muchos de nosotros. Los hábitos que desarrollamos, las reacciones emocionales que tenemos ante los mensajes y la forma en la que gestionamos el correo electrónico, pueden combinarse dando lugar a una fuente tóxica de estrés que podría afectar negativamente nuestra productividad y bienestar. A pesar de que las organizaciones tratan de formular políticas y procedimientos para minimizar el potencial impacto negativo de los correos electrónicos, los consejos suelen resultar ineficaces. Las personas son diferentes en términos de cómo perciben el estrés, dependiendo de cómo y dónde trabajan, por eso estos consejos pueden funcionar mejor para unos que para otros"


Buenos hábitos frente a los correos electrónicos

Con el objetivo de favorecer una gestión sana de los correos electrónicos, el equipo de MacKinnon ha emitido algunos consejos generales destinados a ayudar a aquellos que consultan los correos por la mañana y por la tarde:

  • Colocar el Smartphone lejos del alcance y no consultar el correo salvo que sea estrictamente necesario
  • Planear el día y el trabajo antes de ver las prioridades de los otros que inundan la bandeja de entrada
  • Desactivar las alertas que notifican la llegada de e-mails y consultar el correo sin estas urgencias, únicamente cuando se tome la decisión de hacerlo

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Future Work Centre​


Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés