Inicio de sesión

13 de octubre, Día Mundial de la Visión

 

De acuerdo con los datos de la OMS, en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión. La mayoría de ellas (el 90%) vive en países con ingresos bajos y el 82% de las que padecen ceguera tienen más de 50 años. La distribución mundial de las principales causas de discapacidad visual es la siguiente: errores de refracción no corregidos (miopía, hipermetropía y astigmatismo), 43%; cataratas no operadas, 33% y glaucoma, 2%.


La prevención y las revisiones regulares

El 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se pueden evitar o curar. La carencia de recursos de los países con ingresos bajos es la principal razón por la cual las personas descuidan la salud de sus ojos. Acudir de forma regular al óptico-optometrista o al oftalmólogo, es fundamental para asegurar una buena salud visual. Estos especialistas pueden determinar la corrección necesaria para conseguir una buena agudeza visual, y recomendar el equipo más adecuado en cada caso (gafas o lentes de contacto). Además, los expertos también pueden ayudar en la prevención y tratamiento de enfermedades tales como degeneración macular asociada a la edad (DMAE), cataratas o glaucoma.


¿A qué edad hay que ir?

Las revisiones son especialmente importantes en la infancia y la adolescencia, ya que, en esta etapa, pueden detectarse errores refractivos y problemas visuales como ambliopía (ojo vago) o estrabismo. Según la OMS, el número de niños con discapacidad visual asciende a 19 millones, de los cuales 12 millones la padecen debido a errores de refracción, fácilmente diagnosticables y corregibles. Unos 1,4 millones de menores de 15 años sufren ceguera irreversible y necesitan intervenciones de rehabilitación para su pleno desarrollo psicológico y personal.

A partir de los 40 años, la aparición de la presbicia o vista cansada hace imprescindible la visita a los especialistas de la visión al menos, cada dos años.

A partir de los 50-60 años, empiezan a dar la cara enfermedades visuales como las cataratas, el glaucoma o la DMAE; las visitas anuales están recomendadas en aquellos que tienen antecedentes de enfermedades visuales en la familia. La OMS sostiene que alrededor de un 65% de las personas con discapacidad visual son mayores de 50 años, si bien este grupo de edad apenas representa un 20% de la población mundial.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 ¿Dónde se ha publicado esta noticia?

OMS​

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​