Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Algunos suplementos nutricionales contienen dopantes

 

Investigadores de la Universidad de Alicante advierte de la presencia de dopantes en los suplementos nutricionales. El consumo de este tipo de productos para aumentar el rendimiento está en alza tanto en deportistas como en la población general. Su ingesta se relaciona con graves efectos sobre la salud, ya que pueden provocar problemas hepáticos, cardíacos, hormonales, procesos cancerígenos e incluso la muerte.

¿Existe el doping involuntario?

Casos de dopaje como el de los atletas rusos suspendidos para participar en los pasados Juegos Olímpicos de Río ponen en el punto de mira de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) a miles deportistas cada año. Una investigación liderada por el Grupo en Alimentación y Nutrición (ALINUT) de la Universidad de Alicante se ha cuestionado si existe el doping involuntario.

Mayor consumo de suplementos nutricionales y más casos de dopaje

El trabajo de la Universidad de Alicante, basado en una revisión de artículos internacionales y publicado en la revista Nutrients, describe como el consumo de suplementos nutricionales está aumentando a la vez que crecen los casos de dopaje no intencional. Los expertos que lo han llevado a cabo advierten que entre el 12% y el 58% de productos como proteínas en polvo, multivitamínicos, bebidas isotónicas o barritas contienen sustancias dopantes no etiquetadas.

¿Por qué están estas sustancias en los suplementos nutricionales?

Publicaciones recientes muestran que es habitual encontrar pequeñas cantidades de estimulantes (como efedrina, esteroides anabólicos), y derivados hormonales (como testosterona, androsterona y nandrolona), prohibidos por la AMA y perjudiciales para la salud. En algunos casos se debe a un control de calidad deficiente por contaminación cruzada durante la fabricación, procesamiento o embalaje aunque, en otros, la adulteración de la sustancia es intencional, como recoge este nuevo artículo.

Desinformados ante el peligro

"Se trata de un problema de salud pública ya que el consumo de este tipo de productos para aumentar el rendimiento está en alza tanto en deportistas como en la población general. Además de los graves efectos sobre la salud (pueden provocar problemas hepáticos, cardíacos, hormonales, procesos cancerígenos, e incluso la muerte), hay que añadir daños morales relacionados con pérdida de patrocinadores y sanciones derivadas de una posible detección en las pruebas de dopaje", señala José Miguel Martínez, investigador de la UA y uno de los autores del artículo.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Agencia SINC

​ 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​