Inicio de sesión

Atender el dolor crónico

 

Antonio Alcántara, presidente del Comité Científico de las II Jornadas Nacionales de Dolor de SEMERGEN (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria) ha declarado: "En España, el dolor es la segunda causa de consultas en Atención Primaria (AP) y más del 50% de ellas están relacionadas con el dolor crónico. Por tanto, los médicos Familia son los primeros en diagnosticar y tratar las enfermedades que causan dolor, tanto agudo como crónico, de ahí la importancia de la formación continua para un abordaje correcto". "Es precisamente en AP donde el paciente consulta con más frecuencia sus problemas de dolor, debido a la proximidad y al carácter generalista de la misma", añade el doctor Pedro Ibor, presidente del Comité Organizador.


Más formación para atender el dolor

Los especialistas en Medicina de Familia demandan más formación ya que, tanto en el tratamiento farmacológico como en el no farmacológico, se han experimentado importantes avances en los últimos años. "Existe una infra-evaluación e infra-tratamiento del dolor", ha alertado el doctor Alcántara, quien apunta a las creencias erróneas, el fatalismo, la falta de formación o recursos como algunos de los motivos para explicar esta situación. Según este experto, "dada la alta prevalencia del dolor crónico en la población general, los profesionales de AP, en su práctica clínica habitual, se enfrentan a este problema en un mayor número de pacientes y van a tener que tomar decisiones relacionadas con su tratamiento o abordaje integral en todas sus vertientes, lo que hace patente la necesidad de adquirir una sólida formación en el área del dolor".


La importancia de un paciente activo

Durante las jornadas, los especialistas señalaron que la implicación del paciente es fundamental. "Es importante que, tanto los profesionales como la Administración generen herramientas para que puedan participar en el desarrollo de proyectos de salud, como pueden ser las escuelas de pacientes", subrayó Ibor.


La aplicación técnicas no farmacológicas como vías de tratamiento

La aplicación de técnicas no farmacológicas en pacientes con dolor crónico, en las que el propio paciente es el principal protagonista se basa en la idea de que puede ayudarles a aceptar el dolor y por tanto reducir la evitación, y a tener más control sobre sus procesos atencionales tan ligados a la percepción del dolor. "Esto pone de manifiesto que, si se sufre algún cuadro de dolor crónico, por muy incapacitante que sea, es posible aprender a manejarlo y convivir con él", concluye el experto.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

 

SEMERGEN​