Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Aumenta la alergia a las frutas

 

Se calcula que, en España, la alergia a las frutas ha aumentado un 10% en la última década y es la causa más frecuente de alergia alimentaria en nuestro país.

De acuerdo con los datos de la Declaración Pública sobre la Alergia a los Alimentos y la Anafilaxia ofrecidos por la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI, por sus siglas en inglés), se calcula que un 3% de la población española (1.330.000 personas) padece alergia a alimentos. Por otro lado, según el informe Alergológica 2015 de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), la alergia a las frutas ha aumentado un 34% en 10 años, lo que la convierte en la causa más frecuente de alergia a alimentos en nuestro país, seguida de los frutos secos. En dicho informe, se indica que casi el 60% de las reacciones alérgicas inducidas por frutas se debe a una proteína transportadora de lípidos llamada LTP, que se encuentra en el reino vegetal. Esta proteína se caracteriza por su alta resistencia a las enzimas digestivas y al aumento de temperatura, por lo que adquiere la capacidad de sensibilizar directamente por vía digestiva. Una de las primeras frutas con las que se describieron los síntomas fue el melocotón.

 ¿Qué son alergias alimentarias?

Según los expertos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), una persona tiene alergia a un alimento cuando, al comerlo, el cuerpo reacciona con unos síntomas que se vuelven dañinos contra sí mismo. Todos los alimentos provienen de vegetales o de animales, y están formados por varios componentes; los principales componentes son los azúcares, carbohidratos o hidratos de carbono, los lípidos o grasas, y los prótidos o proteínas. Para hablar de verdadera alergia, la reacción del cuerpo debe ser frente a las proteínas. Hay otras reacciones dañinas diferentes que no son verdaderas alergias, como las intolerancias. Tanto las verdaderas alergias como las otras forman parte de las reacciones adversas a los alimentos.

Síntomas de alergia a las frutas

Tal y como sostienen desde la EAACI, las reacciones alérgicas a las frutas pueden ser relativamente leves y limitadas a la boca y la garganta, pudiendo producir picazón de los labios, garganta e hinchazón de los labios, lengua, garganta y paladar. Estas reacciones leves pueden ocurrir en personas alérgicas al polen. Por lo general, la cocción destruye los alérgenos de la fruta relacionados con el polen y, por lo tanto, las frutas cocinadas a menudo son seguras para estas personas con alergia al polen. Sin embargo, existen otras reacciones a la fruta más severas, como por ejemplo, la que produce la alergia al melocotón, habitual en el sur de Europa. El alérgeno del melocotón (proteína LTP) es estable al calor y, por lo tanto, la cocción no ofrece garantías de neutralizarlo.

¿Qué hacer ante la alergia a los alimentos?

Mientras que para algunas personas una reacción alérgica puede ser molesta, pero no grave, para otras puede ser muy grave y poner incluso en riesgo su vida. Por esta razón, cuando aparecen síntomas de alergia es necesario prestarles mucha atención y reaccionar con rapidez. Si es una alergia conocida y no grave, es importante atajarla de la forma indicada por el médico e ir observando su evolución, por si los síntomas empeoran más de lo previsto, en cuyo caso hay que acudir a urgencias. Si se trata de una alergia grave es fundamental actuar con rapidez, administrar los medicamentos prescritos por el médico (en caso de que el afectado esté diagnosticado de esa alergia), y contactar con un servicio de urgencias para que atiendan con la máxima celeridad. En caso de alergia no conocida (porque es la primera vez que el afectado reacciona a ese alimento, por ejemplo), también es necesario consultar con el médico para que lo valore, y con la urgencia necesaria en función de los síntomas.


Fuentes

Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI)

Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)

Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP)


Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés