Inicio de sesión

Comedores más atractivos

 

Consumir comida basura con frecuencia, tomar refrescos azucarados gigantes, comer pocas frutas y verduras… Los malos hábitos alimentarios de los menores norteamericanos son de sobra conocidos en todo el mundo. Luchar contra ellos y contra las terribles consecuencias que pueden acarrear sobre su salud, es uno de los principales objetivos del gobierno de Obama.

“Let´s move”

Esta campaña, anunciada en febrero del 2010 y apoyada por la primera dama Michelle Obama, ha sufrido recientemente un cambio de enfoque. Al parecer, la forma restrictiva de “invitar” a los niños a tener una alimentación más sana lejos de ser eficaz ha resultado contraproducente. Duplicar la cantidad de verduras en los comedores escolares, ofrecer sólo lácteos desnatados, reducir las grasas y la sal, entre otras medidas, no ha sido tan bien acogido por los alumnos como se esperaba.

Un informe que lo cambia todo

El doctor Andrew S. Hanks, y sus colegas del Centro BEN de la Universidad de Cornell (Center for Behavioral Economics in Child Nutrition Programs) ha estudiado los efectos que tiene sobre los niños realizar un cambio de imagen en los comedores y las comidas, con el objetivo de hacerlos más atractivos. El objetivo de esta nueva estrategia es animar a los estudiantes a tomar la decisión correcta y no obligarles a ello. Situar atractivas frutas cerca de la caja registradora, etiquetar las ensaladas de forma sugerente y descriptiva, ubicar los zumos de fruta junto a los helados… son algunas de las sutiles medidas empleadas, que han resultado ser más eficaces que las restrictivas para propiciar un cambio de hábitos entre los jóvenes.

Una experiencia esperanzadora

Según los datos ofrecidos por Hank, en los centros en los que se llevó a cabo este experimento, el consumo de fruta aumentó en un 18% y el de verdura en un 25%. La experiencia sólo se ha llevado a cabo en dos centros de Nueva York, sin embargo, los buenos resultados animan a probar en el resto del país. De acuerdo con las declaraciones de Hanks, “Este efectivo método no requiere gran inversión económica y podría implantarse en otros espacios como los hospitales”.

Acceso al estudio original

Chronicle On line (Cornerll University)

http://www.news.cornell.edu/stories/July12/TriggerFoods.html

Acceso a otras publicaciones de la noticia

Diario El Mundo

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/03/08/nutricion/1362769876.html