Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Comer mucha carne procesada empeora la función física

 

Expertos del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), han llevado a cabo un estudio para valorar de qué forma repercute el consumo de carne procesada en la función física. Sus conclusiones revelan que las personas con una ingesta elevada de carnes procesadas tienen un 30% más probabilidades de empeorar su función física, en comparación con otras personas que apenas consumen este tipo de alimentos. También concluyen que el consumo elevado de carnes rojas o carnes blancas no se asoció a empeoramiento de la función física.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

El trabajo, publicado en BMC Medicine, se fundamenta en bases de datos procedentes del Estudio Seniors-ENRICA, que inició en 2008 recogiendo información de 3.289 personas mayores de 60 años. Los participantes del estudio cumplimentaron una encuesta en la que se les preguntó por sus características sociodemográficas, estilos de vida y problemas de salud. Además, personal de enfermería acudió a sus hogares para realizarles diferentes tests de función física: velocidad de la marcha, capacidad de levantase de una silla y  capacidad de equilibrio. El personal sanitario les preguntó también si eran capaces de transportar la bolsa de la compra, subir un piso de escaleras o andar varias manzanas. Después de 5 años se volvió a sus hogares para medir todas estas variables de nuevo.

Mejor sin procesar

La carne es un alimento con un contenido elevado de proteínas de alta calidad, que mejoran la función muscular, pero también contiene una cantidad considerable de grasas saturadas y trans, especialmente cuando se trata de carne procesada. Según Ellen Struijk, investigadora Juan de la Cierva y primera autora de este trabajo: "Los resultados de nuestro estudio sugieren que el efecto beneficioso de las proteínas de calidad de la carne desaparece si esta carne es procesada, lo que incremente su contenido en grasas no saludables, sodio y nitritos".

Alternativas saludables

Los resultados del trabajo demuestran que reemplazar las carnes procesadas por otros alimentos que también aportan proteínas, como pescado, legumbres, lácteos o frutos secos, reduce el deterioro de la función física.

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Universidad Autónoma de Madrid (UAM)

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés