Inicio de sesión

¿Cómo se transmite el Ébola?

 

Este virus, de alta letalidad (en este último brote un 55% de las personas infectadas fallece), fue declarado emergencia pública sanitaria de alcance internacional por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado mes de Agosto. Pese a que ya existen medicamentos experimentales para combatir su avance, por el momento no existe tratamiento ni vacuna específicos que prueben su eficacia para su curación o prevención.

¿Cómo se transmite?

Según informa la OMS, el Ébola se introdujo entre la población humana debido al contacto estrecho directo con líquidos corporales de animales infectados (monos, chimpancés, antílopes y murciélagos). Entre personas, el virus se propaga por contacto directo con órganos, sangre, secreciones, u otros fluidos corporales (saliva, sudor, orina, moco, semen, etc.) de personas infectadas y con síntomas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos como ropa, sábanas... De acuerdo con la ONG Médicos Sin Fronteras: "El Ébola no es como la gripe. No puedes contagiarte simplemente sentándose al lado de alguien en el autobús. No se transmite por tanto ni por el aire ni por el agua.

Los brotes son más difíciles entre la población general que entre el personal sanitario, que tiene contacto con pacientes que han desarrollado la enfermedad y no han observado escrupulosamente el protocolo sanitario establecido en cada hospital. Peter Piot, uno de los descubridores de esta enfermedad ha declarado que él viajaría tranquilo al lado de alguien infectado, "en tanto que no le vomitara encima".

¿Quiénes pueden contagiarlo?

Las personas que padecen el virus pueden contagiarlo mientras esté presente en la sangre y las secreciones. Según informan desde la OMS, el virus del Ébola se ha aislado en el semen hasta 61 días después de la aparición de la enfermedad en un caso de infección contraída en el laboratorio. Por ello, en los hombres se recomienda evitar el contacto sexual durante las siete semanas siguientes a su recuperación (tras el alta). Diferentes medios de comunicación subrayan que las posibilidades de contagio aumentan a medida que los síntomas se hacen más fuertes. Cabe señalar, también, que el período de incubación (intervalo desde la infección hasta la aparición de los síntomas) oscila entre 2 y 21 días.

¿Cómo podemos protegernos?

Desde Médicos Sin Fronteras, señalan: "La gente puede protegerse utilizando lo que los profesionales sanitarios llaman protección universal. Es algo que recomendamos a todo el personal sanitario. Que se laven las manos antes y después de ver a cada paciente, para que no transmitan la enfermedad de paciente a paciente y a ellos mismos". Por tanto, las medidas básicas para evitar el contagio consisten fundamentalmente en mantener las normas básicas de higiene (lavado de manos frecuente con jabón o antiséptico) y evitar el contacto directo con la sangre, órganos u otros fluidos corporales de un enfermo o fallecido por virus del Ébola, así como con objetos que pudieran estar contaminados por esos fluidos, y con animales infectados o sus cadáveres, procedentes de las áreas afectadas.

¿Cuáles son los síntomas?

Aunque no existe un único patrón que evidencie el contagio, por lo general, las personas infectadas padecen una aparición súbita de fiebre, debilidad intensa y dolores musculares, de cabeza y de garganta, lo cual va seguido de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Médicos Sin Fronteras​

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad​​​​