Inicio de sesión

Consejos para nadar bien

 

Germán Díaz Ureña, profesor de la Universidad Europea y autor del libro "Cómo nadar bien", ofrece diez consejos para nadar bien a crol, el estilo más popular de los cuatro existentes.

  1. Nada en línea recta. Para nadar bien, es importante dejar de ir de un lado a otro de la corchera, o de la piscina... Las líneas del suelo pueden ser una buena referencia que te ayudará a evitar choques con otros nadadores y realizar esfuerzos innecesarios
  2. Mejora tu posición en el agua. Intenta ir lo más horizontal posible; piensa que todas las partes de cuerpo que se alejen de la horizontal, te frenarán.
  3. Controla la respiración. Cuantas menos veces respires, más rápido vas a nadar, pero menos vas a aguantar nadando. Acostúmbrate a soltar el aire dentro del agua y a tomar el aire cuando salga la boca. Intenta respirar por ambos lados y no sólo por uno.
  4. Mueve siempre los brazos. Es importante que los brazos estén en movimiento y que haya siempre uno propulsándote. Evita, en la medida de lo posible, el "punto muerto" del brazo extendido hacia delante.
  5. Mueve las piernas. El trabajo de las piernas es fundamental. Esto te va a ayudar a llevar una posición más horizontal y a ir en línea recta. Trabaja su propulsión tanto en posición horizontal como lateral.
  6. Añade giro al cuerpo. El cuerpo debe girar a la vez que se mueven los brazos. Si el brazo derecho está fuera del agua, el hombro derecho estará fuera también, con lo que el lado opuesto debe estar hundido. Debes nadar en forma de "X".
  7. Estírate. Intenta alargar la brazada todo lo que puedas e ir lo más estirado posible dentro del agua. Esto te ayudará a mejorar tu técnica. Recuerda que tienes que nadar recto y no ir reptando por el agua.
  8. Coordina tus movimientos. Los brazos deben ir en oposición. Es decir, cuando un brazo propulsa, el otro está preparándose para comenzar la propulsión. Cuando un brazo termina la propulsión, es el otro brazo el que comienza con la misma.
  9. Cuenta las brazadas. Conforme vayas mejorando tu técnica de nado, serás capaz de hacer el mismo espacio con menos brazadas y en el mismo tiempo, o incluso más rápido. Esta es una buena forma de motivarte para estar pendiente de tu técnica mientras entrenas.
  10. No te obsesiones con el tiempo. Lo primero que solemos plantearnos cuando queremos nadar bien es bajar nuestra marca, o nadar más rápido. No te obsesiones. Saldrá solo cuando mejores tu técnica de nado.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas​