Inicio de sesión

Día Mundial de la Hipertensión Arterial

 

Los expertos de la Fundación Española del Corazón (FEC) explican que la tensión arterial se refiere a la presión que ejerce el corazón sobre las arterias para que éstas conduzcan la sangre hacia los diferentes órganos del cuerpo humano. La presión máxima se obtiene en cada contracción del corazón y la mínima, con cada relajación. Se considera que la presión arterial es normal cuando la presión sistólica se encuentra entre 10 y 14 cm de Hg (100 y 140 mmHg) y la presión diastólica entre 6 y 9 cm de Hg (60 y 90 mmHg).


Factor de riesgo de ECV

De acuerdo con datos de la World Hypertension League, la hipertensión arterial es el factor de riesgo cardiovascular más prevalente. Para poder hacer frente al sobreesfuerzo que supone la hipertensión para el corazón, éste se ve obligado a aumentar su masa muscular; algo perjudicial a largo plazo, porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo. La consecuencia de esto puede ser insuficiencia coronaria y angina de pecho. La hipertensión, además, hace que el músculo cardiaco se vuelva más irritable y aumenta el número de arritmias. Cuando la persona ya ha tenido un problema cardiovascular, la hipertensión puede intensificar el daño. Esta circunstancia, además, propicia la arterioesclerosis (acúmulos de colesterol en las arterias) y fenómenos de trombosis (pueden producir infarto de miocardio o infarto cerebral). En el peor de los casos, la hipertensión arterial puede reblandecer las paredes de la aorta y provocar su dilatación (aneurisma) o rotura (lo que inevitablemente causa la muerte).


Hipertensión en España

De acuerdo con la OMS, en España hay unos 11 millones de personas con hipertensión (el 36,7% aproximadamente). Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) las enfermedades hipertensivas han doblado el número de fallecimientos en la última década. Tal y como informó recientemente Carlos Macaya, presidente de la FEC "Mientras que en 2005 la hipertensión provocaba 6.661 fallecimientos, en 2015 ya fue la causante de 12.674". Por esta razón, los expertos de la FEC recuerdan una serie de medidas para disminuir el riesgo de padecer hipertensión:

  • No fumar. Abandonar este hábito tiene unos efectos positivos superiores a cualquier medicación.

  • Consumir alcohol moderadamente. Mientras que tomar un vaso de vino al día en las comidas puede ser beneficioso, el consumo excesivo puede ser perjudicial para el corazón y otros órganos.

  • Controlar el peso. Mantener un peso saludable ayuda a controlar la presión arterial y disminuye el riesgo cardiovascular y de diabetes.

  • Practicar ejercicio. La actividad regular ayuda a reducir las cifras de presión arterial, aumenta la masa muscular y la capacidad de esfuerzo, ayuda a controlar el peso y logra disminuir el riesgo cardiovascular.

  • Alimentarse de forma saludable. Los hipertensos deben disminuir el consumo de sal y alimentos que la contengan y asegurarse de que consumen habitualmente frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pan y otros cereales. También deben usar aceite de oliva como grasa principal e incrementar la ingesta de aves y pescado en detrimento de las carnes rojas.

  • Seguir el tratamiento. Además de llevar unos hábitos de vida saludables, los hipertensos deben seguir el tratamiento farmacológico recomendado por el médico en su caso concreto.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas​

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Fundación Española del Corazón ​


 Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés