Inicio de sesión

El ejercicio aeróbico ayuda a combatir el cáncer de pecho

 

Cuando en la familia existen casos de cáncer de mama, las probabilidades de sufrirlo aumentan, sobre todo si quienes han padecido la enfermedad son familiares de primer grado. En algunos casos, el historial familiar de cáncer de mama está vinculado a la existencia de un gen anormal asociado con un alto riesgo de cáncer de mama (gen BRCA1 o BRCA2, por ejemplo). Seguir un estilo de vida saludable, puede ayudar a estas mujeres a prevenir la aparición de la enfermedad. Un estudio reciente sostiene que practicar 5 horas de ejercicio aeróbico por semana también reduce la sensibilidad al estrógeno de los tejidos mamarios en mujeres con alto riesgo de sufrir cáncer de mama.


¿Cómo se ha realizado el estudio?

Para llevar a cabo la investigación, el equipo de Kathryn H. Schmitz, profesora de epidemiología y miembro del Abramson Cancer Center de Penn Medicine (Pennsylvania, USA), recopiló datos durante cinco meses de 139 mujeres premenopáusicas de 18 a 50 años de edad, que tenían un alto riesgo de cáncer de mama porque presentaban un gen anormal o antecedentes familiares de esta patología. Las mujeres se dividieron al azar en dos grupos de ejercicio: las que practicaban 300 minutos por semana en una cinta de correr, y las que practicaban 150 minutos en el mismo aparato. Además, al estudio se añadió un grupo de control de mujeres que practicaban menos de 75 minutos de ejercicio aeróbico a la semana. Los investigadores tomaron muestras de sangre y orina de cada mujer y, también, les realizaron una resonancia magnética de mama, antes y después de cada uno de los cinco ciclos menstruales que duró el estudio.


A más ejercicio, menos riesgo

Según los resultados, la sensibilidad del tejido mamario al estrógeno disminuye cuanto más ejercicio aeróbico realiza la paciente. Las mujeres del grupo de control aumentaron su sensibilidad al estrógeno en un 20% de media; mientras que las mujeres que realizaron ejercicio moderado lo disminuyeron en un 8% y las que realizaron ejercicio intenso lo redujeron en un 12%. De acuerdo con los datos, el estrógeno es un factor a tener en cuenta en la relación entre el ejercicio aeróbico y un menor riesgo de cáncer de mama.


Una opción para retrasar la cirugía

Tal y como declara la autora principal del estudio: "Las mujeres que tienen un mayor riesgo de cáncer de mama, tal vez debido a una mutación genética heredada, no tienen una opción fácil para evitar el cáncer. La doble mastectomía es un método efectivo de prevención, pero es una decisión muy difícil de tomar. Estos nuevos resultados muestran que, para las mujeres que están en esta categoría de alto riesgo, el ejercicio aeróbico tiene una sorprendente capacidad para reducir la sensibilidad del tejido mamario al estrógeno, reduciendo las probabilidades de padecer cáncer de mama. Entendemos que el ejercicio no es la panacea que evita el cáncer en mujeres con alto riesgo pero creemos que puede servir para retrasar el diagnóstico y reducir el estadio y el grado y la gravedad del tumor en el momento del diagnóstico".

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

BreastCancer.org​


 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés