Inicio de sesión

El pescado azul mantiene alejada a la artritis reumatoide

 

Tomar más de una vez en semana este alimento rico en ácidos grasos omega 3, puede ayudar a las mujeres a reducir el riesgo de desarrollar esta enfermedad.


El equipo de investigación de Daniela Di Giuseppe, del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) concluye, en un reciente estudio, que las mujeres cuya alimentación es rica en estos ácidos esenciales, reducen las posibilidades de padecer artritis reumatoide. Este trabajo, publicado en la revista Annals of Rheumatic Diseases, es el primero que sostiene que el pescado tiene un efecto protector contra esta patología.

Validez científica

Se trata de un estudio prospectivo en que se ha seguido a un grupo o cohorte de mujeres que se sometieron a mamografía entre 1987 y 1997. Los investigadores han trabajado con modelos matemáticos para buscar la correlación con la alimentación rica en omega3 y para ello han ajustado las características de edad, estatus de fumadoras, toma de alcohol y energía total diaria que consumían. De esta forma cumple con los requisitos básicos para ser considerado un estudio válido, aunque tan sólo en cuanto a la correlación entre el uso de ácidos omega3 y la reducción del riesgo a desarrollar artritis reumatoidea.

¿Qué utilidad puede tener el hallazgo?

Tal y como ha explicado Di Giuseppe, el organismo utiliza los ácidos grasos omega 3 para generar ecosainoides, moléculas que participan en la regulación de los procesos  inflamatorios. Así, las mujeres que incluyen más de una ración de pescado azul a la semana, reducen el riesgo de sufrir artritis reumatoide en un 29%.

Di Giuseppe señala también que, si el consumo de omega 3 es demasiado elevado, el valor preventivo de estos ácidos puede neutralizarse e incluso volverse perjudicial para la enfermedad.

Un trastorno con complicaciones que afecta más a mujeres

La artritis reumatoide puede causar inflamación de las articulaciones, hasta el punto de generar deformidades y discapacidad. Esta patología está asociada a enfermedades coronarias, determinados tipos de infecciones, leucemia y, también, algunos trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión.

Esta patología afecta entre dos o tres veces más a mujeres que a hombres y empieza a manifestar su incidencia a partir de los 60 años.

Desde el Instituto Karolinska recuerdan que, para controlar la artritis reumatoide, no sólo hay que consumir pescado azul; es importante también llevar hábitos de vida saludables como no fumar, seguir una dieta equilibrada y rica en fibra y realizar ejercicio habitualmente. 

Mejora tu salud y calidad de vida con Adeslas. Apúntate en los servicios de Prevención y Planes de Cuidados de tu interés.