Inicio de sesión

El uso del cigarro electrónico aumenta entre adolescentes

 

"Consumir cigarrillos electrónicos supone un menor gasto económico que el derivado de los cigarrillos convencionales. Este factor, sumado con el fuerte crecimiento y promoción de estos productos, se está traduciendo en un incremento notable del consumo entre adolescentes que nunca habían fumado", afirma la doctora Neus Altet, neumóloga y miembro del Área de Tabaquismo de SEPAR). La experta subraya la importancia de regularizar el consumo de estos productos para evitar la adicción al tabaco entre los jóvenes.

Empezar a fumar en la adolescencia aumenta la adicción

Tal y como informan desde SEPAR, en España los jóvenes empiezan a fumar alrededor de los 13,5 años. A los 13 años se prueba por primera vez los cigarrillos, a los 14 se fuma diariamente, y entre los 18 y 20 años es donde se encuentra la mayor franja de fumadores (33,7%). En España, más del 25% de los jóvenes de entre 16 y 24 años fuman diariamente. Un inicio temprano de este hábito multiplica las posibilidades de desarrollar algún tipo de enfermedad respiratoria crónica, tumor o complicación cardiovascular en la etapa adulta. Asimismo, se ha demostrado que los adolescentes que fuman suman más años de consumo y resultan ser más adictos.

La necesidad de una mejor regulación

Hasta el momento no existen datos que demuestren que los cigarrillos electrónicos son eficaces, seguros y de calidad, por lo que es necesario una adecuada legislación para regular su fabricación y seguridad. "Ante tal problemática es necesario valorar la prohibición de su uso en locales cerrados, la prohibición de su venta a menores de 18 años y la prohibición de publicidad en estos dispositivos, con el único objetivo de proteger a los menores y adolescentes de posibles daños derivados del inicio al hábito tabáquico", asegura la doctora Altet.

Europa limita su consumo

La directiva 2010/40/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 3/2014 prohíbe fumar en todos los espacios públicos cerrados y el uso de los cigarrillos electrónicos en las dependencias de las administraciones públicas, centros sanitarios y educativos, parques infantiles y vehículos de transporte público.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

SEPAR​