Inicio de sesión

Firme apretón de manos: indicador de salud

 

Investigadores de la Universidad de MacMaster, en Hamilton, Ontario (Canadá) afirman que la firmeza de agarre empleada en un apretón de manos podría ser tan fiable a la hora de evaluar la salud como medir la presión arterial. La falta de firmeza en esta acción puede denotar riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso, riesgo de muerte asociada a problemas cardiacos u otras causas. Tal y como señala Darryl Leong, profesor asistente de Medicina de la Escuela de Medicina de McMaster y cardiólogo del hospital “medir la fuerza de agarre podría servir a los médicos y otros profesionales de la salud para identificar a pacientes con enfermedades graves, como insuficiencia cardiaca o ictus que tienen un alto riesgo de morir a causa de su enfermedad”.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

Para realizar este análisis, el equipo de Leong realizó un seguimiento durante más de cuatro años a 140.000 adultos de entre 35 y 70, residentes en 17 países. La fuerza muscular de los participantes se midió a través de un dinamómetro. Según sus datos, por cada disminución de 5 kg. de la fuerza de agarre, el riesgo de muerte temprana por cualquier causa se incrementaba en un 16%, el de muerte por enfermedad cardiovascular en un 17%, el de infarto en un 7% y el de ictus en un 9%.

Se abre una nueva vía de estudio

Según los investigadores, la fuerza de agarre saludable no estaba relacionada con el tamaño y peso de la persona, aunque algunos datos indicaron que el grupo étnico sí marcaba, en alguna medida, la firmeza de agarre. El equipo de expertos señala que será necesario realizar más análisis para identificar los puntos de corte que determinen la fuerza de presión saludable en personas de diferentes países. El autor principal del estudio ha añadido que sería necesario profundizar en la investigación para saber si mejorar la fuerza de agarre repercutiría positivamente en la salud.


Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas


¿Dónde se ha publicado esta noticia?

The Lancet