Inicio de sesión

La grasa favorece la propagación del cáncer

 

De acuerdo con los datos obtenidos en un reciente estudio, liderado el profesor Peter Carmeliet, de VIB-KU Leuven (Bélgica), las células cancerosas se expanden a otros lugares del organismo debido al crecimiento de "nuevas carreteras" por las que viajar. Según el grupo de científicos que ha llevado a cabo el estudio, estas "carreteras" podrían ser vasos linfáticos, que necesitan grasa para crecer y desarrollarse.


Los vasos linfáticos, posibles carreteras que difunden el cáncer

Los tratamientos de radioterapia y quimioterapia existentes hoy en día pueden tratar muchos tipos de cáncer de forma efectiva. Sin embargo, la propagación de las células cancerosas a diferentes lugares del organismo, causa de la mayoría de las muertes asociadas con el cáncer, sigue siendo un duro reto para quienes investigan esta enfermedad. Para que las células cancerosas se diseminen, deben encontrar un "camino" preexistente, o construir uno nuevo por el que moverse. Los vasos linfáticos, un tipo especializado de vasos que transportan líquido en lugar de sangre, son una vía primaria de propagación de células cancerígenas. La formación de nuevos vasos linfáticos, denominada linfangiogénesis, es un proceso poco conocido y, en la actualidad, no existen fármacos aprobados clínicamente para prevenir su crecimiento.


La grasa: el "combustible" de los vasos linfáticos

La investigación de Carmeliet, en la que también han participado Brian Wong, Xingwu Wang and Annalisa Zecchin, ha estudiado la manera en la que los vasos linfáticos metabolizan los nutrientes, partiendo de la simple observación de que usan más grasa en comparación con los vasos sanguíneos. Tal y como explica el profesor Wong (VIB-KU Leuven): "Los vasos linfáticos necesitan la grasa para su desarrollo, para su crecimiento y función. Nuestro estudio demuestra que, reduciendo el uso que estos hacen de la grasa (o subproductos de grasa), es posible controlar su crecimiento". Este hallazgo abre una línea importante para combatir el cáncer e inhibir la metástasis.


Fármacos y suplementos dietéticos a prueba

Para probar la consistencia de su teoría, Carmeliet y su equipo sostienen que es necesario probar los inhibidores de grasa a gran escala, y comprobar así su capacidad para reducir la metástasis en diferentes tipos de cáncer. Según ellos, es importante, además, probar si algunos suplementos dietéticos que controlan la grasa pueden curar vasos linfáticos "defectuosos", una complicación importante en pacientes que se someten a la eliminación quirúrgica del cáncer, llamado linfedema, que produce una debilitante inflamación y disfunción de los brazos y las piernas, para al cual no existe ningún fármaco disponible.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Instituto VIB​


 Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés