SegurCaixa Adeslas S.A. de Seguros y Reaseguros utiliza cookies propias y de terceros en este sitio web para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y mostrar publicidad, contenidos o servicios personalizados a través del análisis de su navegación para lo cual es necesario compartir datos y perfiles no vinculados directamente a su identidad con operadores publicitarios y otros intermediarios. Si sigue navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre el uso de las cookies en nuestra Política de Cookies
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

La importancia de recuperar la dieta mediterránea

 

Josep Bernabeu-Mestre, Eva Trescastro López y María Eugenia Galiana-Sánchez, especialistas en nutrición y dietética de la Universidad de Alicante (UA), han publicado recientemente un artículo ("Transición epidemiológica-nutricional y cambios demográficos en la España contemporánea"), en el que destacan la importancia de volver a la dieta mediterránea para mejorar la calidad de vida. Según ellos, "Los retos demográficos –envejecimiento y aumento de la longevidad– y epidemiológicos ante los que se encuentra la población española, muchos de estos asociados a las consecuencias de una alimentación y nutrición inadecuadas, aconsejan revertir la tendencia y recuperar hábitos alimentarios y estilos de vida saludables como los que representa la dieta mediterránea".


Desde los 80, se consumen más azúcares y grasas saturadas…

En su trabajo, Bernabeu-Mestre, Trescastro López y Galiana-Sánchez llevan a cabo un análisis entre alimentación, nutrición y salud, y reflexionan sobre el papel que desempeña la mejora de los patrones alimentarios para garantizar un envejecimiento saludable y autónomo, así como también el interés que ofrece el marco explicativo de la transición epidemiológica-nutricional. De acuerdo con sus conclusiones, a finales del siglo XX apareció una nueva etapa epidemiológica nutricional, caracterizada por un aumento del consumo de grasas saturadas, azúcares e hidratos de carbono que ha derivado en un aumento de la obesidad y de las enfermedades degenerativas.


… y ha aumentado el sedentarismo

Pero no todo es culpa de la alimentación. Al panorama anterior, se ha sumado la aparición de formas de vida más sedentarias y con menores necesidades calóricas. Todo ello hizo que, a partir de la década de los 80 las cifras de sobrepeso y obesidad se aceleraren. De acuerdo con los expertos de la UA: "el problema es similar e incluso más preocupante entre la población infantil y adolescente". Es, por tanto, fundamental fomentar el consumo de dietas equilibradas y saludables.


Adaptar la dieta mediterránea a la vida actual

Los autores del estudio sostienen que "la necesidad de recuperar el modelo alimentario de referencia que representa la dieta mediterránea se ha convertido en una prioridad y en una reivindicación desde hace décadas". Para que este modelo tenga éxito, resulta clave readaptarla a las circunstancias actuales. En palabras de Bernabeu-Mestre, la alimentación de calidad, debe ser, además de nutricionalmente adecuada, variada y saludable, "palatable y adaptada a los gustos y necesidades de los consumidores". Eva Trescastro, apunta, por su parte, que la solución es "adaptar las recetas a la actualidad, para no tener que prescindir de ellas". Los investigadores desafían a ser capaces de "conjugar la salubridad y la calidad en la alimentación que promocionemos", y es la dieta mediterránea un patrón alimentario que reúne todas estas características.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Agencia SINC​


Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés