Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

La obesidad a largo plazo, un “nuevo” factor de riesgo coronario

 

Las personas que pasan mucho tiempo de su vida siendo obesas presentan más probabilidades de sufrir daños en el corazón.

 

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos), han demostrado que pasar muchos años con sobrepeso u obesidad "suma" un factor de riesgo distinto para el llamado "daño cardíaco silencioso". Los hallazgos de este estudio sugieren que mantener un peso saludable a lo largo de la vida es importante para tener el corazón saludable y minimizar los daños relacionados con el envejecimiento en este órgano vital.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

Este trabajo parte de un análisis de datos clínicos de 9.062 personas que participaban en un estudio sobre el riesgo de aterosclerosis. Los participantes (el 58% eran mujeres), reclutados desde 1987 hasta 1989, fueron evaluados en cuatro ocasiones para determinar el índice de masa corporal, los antecedentes de enfermedad cardíaca y los niveles de troponina de alta sensibilidad en la sangre (la troponina es una proteína que se secreta cuando el miocardio resulta dañado). Los participantes también informaron de su peso a los 25 años, lo que proporcionó datos sobre el peso desde la edad adulta hasta la edad madura y en la tercera edad. La edad promedio en la cuarta visita fue de 63 años.

Aumentar de peso con la edad aumenta el riesgo de daño cardiaco

Casi el 23% de los participantes tuvo un aumento en el IMC desde la primera visita hasta la cuarta visita. En la cuarta visita, 3.748 participantes tenían sobrepeso y 3.184 eran obesos. Aproximadamente el 5% mostró una disminución del IMC y el 72% permaneció igual. En la cuarta visita, casi el 7%de los participantes, tenían niveles aumentados de troponina. Aquellos que aumentaron en el IMC al rango de sobrepeso y obesidad en la cuarta visita tenían 1,5 veces más probabilidades de tener niveles elevados de troponina de al menos 14 nanogramos por litro, lo que indica la existencia de daño cardíaco.

Por cada 10 años que una persona es obesa, la troponina aumenta un 1,25%

Los expertos también analizaron el IMC al comienzo y al final del período de estudio junto con los niveles de troponina de los participantes. Aquellas personas que eran obesas tanto en la primera como en la cuarta visita, tenían el doble de probabilidades de tener niveles elevados de troponina que indicaran daño cardíaco, que aquellos con un peso normal y estable durante los años. Aquellos con obesidad, tanto en la cuarta visita como a los 25 años, tenían casi cuatro veces más probabilidades de tener niveles elevados de troponina. En base a sus datos, los investigadores estimaron que por cada 10 años que una persona es obesa, su riesgo de tener troponina elevada aumenta 1.25%.

La importancia de mantener un peso normal estable

Tal y como ha declarado Chiadi Ndumele, profesor asistente de medicina en la Facultad de Medicina y miembro del Centro Johns Hopkins Ciccarone para la Prevención de las Enfermedades Cardíacas, "Comunicar el riesgo futuro a los jóvenes que parecen estar perfectamente sanos y en la flor de la vida es todo un desafío". Según este experto, aunque existen evidencias de que perder peso, incluso después de décadas de obesidad o sobrepeso, puede ayudar a reducir los niveles de troponina y que el corazón tiene la capacidad de recuperarse un poco, no se sabe hasta qué punto puede sanar este órgano vital ni tampoco la cantidad de años de obesidad que pueden causa daños permanentes.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Universidad Johns Hopkins​

​Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés