Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso. Aceptar
Inicio de sesión

La obesidad infantil se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años

 

Según una investigación dirigida por el Imperial College de Londres y la Organización Mundial de la Salud, el número de niños y adolescentes obesos en todo el mundo ha crecido, pasando desde los 11 millones en 1975 a los 124 millones en 2016. En el caso de que la tendencia actual continúe, en 2022 habrá más jóvenes con obesidad que con bajo peso. En lo que respecta a los adultos, en 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos.


¿Cómo se ha realizado el estudio?

El trabajo ha llevado a cabo un análisis de casi 130 millones de personas mayores de cinco años –31,5 millones de 5 a 19 años y 97,4 millones de 20 años o más–, lo que lo convierte en el estudio epidemiológico con mayor número de participantes. De acuerdo con los datos obtenidos, el número de obesos de 5 a 19 años de edad ha aumentado más de diez veces desde los años 70 hasta nuestros días. En España, según esta investigación, entre 1975 y 2016 la prevalencia de la obesidad ha aumentado del 3% al 12% en niños y del 2% al 8% en niñas. En palabras de Majid Ezzati, investigador del Imperial College de Londres y uno de los autores principales del trabajo: "En las últimas cuatro décadas, las tasas de obesidad en niños y adolescentes se dispararon en el mundo. Los datos continúan aumentando en los países de ingresos bajos y medios y tienden a estabilizarse en los países de mayor ingreso, aunque los niveles de obesidad siguen siendo inaceptablemente altos".


La mala alimentación y el sedentarismo, principales responsables

Tal y como señalan los expertos de la OMS, la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es fruto de un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. En las últimas décadas, en el mundo, se ha producido un aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasa; y un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, los nuevos modos de transporte y la creciente urbanización. Por esta razón, hace años que los expertos de esta organización animan a los países a reducir el consumo de alimentos ultraprocesados, altos en calorías y pobres en nutrientes, así como el tiempo que los niños gastan en actividades de ocio sedentarias. Tal y como defienden, una alimentación sana y una vida activa ayudarán a acabar con la lacra de la obesidad en las futuras generaciones.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Agencia SINC​

OMS​

The lancet​


 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés

 ​