Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

La obesidad puede estar condicionada por el entorno

 

Un ambiente "obesogénico", aquel en el que imperan sedentarismo y malos hábitos alimentarios, podría aumentar el riesgo de obesidad.

La obesidad se ha triplicado desde 1975. Diversos estudios confirman que la genética condiciona la tendencia al aumento de peso. Sin embargo, el hecho de que la obesidad se haya incrementado hasta convertirse en una epidemia en nuestros días, tiene que obedecer a más causas, además de a la genética. Tal y como concluye un estudio dirigido por Maria Brandkvist, del Departamento de Salud Pública y Enfermería de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología de Trondheim, el aumento del peso corporal desde la década de 1960 podría deberse a un entorno obesogénico.

¿Qué es un entorno "obesogénico"?

Se denomina entorno obesogénico a aquel en el que se dan una serie de factores que pueden conducir al sobrepeso u obesidad. El estilo de vida actual, en el que la tecnología favorece la reducción del esfuerzo humano, fomentando el sedentarismo, y en el que la comida preparada y con bajo valor nutritivo es más accesible que los alimentos saludables, beneficia, sin duda alguna, la aparición de un entorno obesogénico.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

Brandkvist y su equipo han analizado los cambios en el índice de masa corporal (IMC) durante cinco décadas para, de este modo, poder evaluar el efecto del medio ambiente en el IMC según la predisposición genética. También han estudiado los cambios ambientales en este tiempo. El trabajo parte de los datos de 118.959 personas de 13 a 80 años de edad, provenientes del estudio de salud Nord-Trøndelag (conocido como el estudio HUNT), uno de los más grandes que se hayan realizado. Es una base de datos única de cuestionarios, mediciones clínicas y muestras de los habitantes de un condado desde 1984 en adelante.

Víctimas del entorno

Después de tener en cuenta factores potencialmente influyentes, los datos recogidos por el estudio muestran un aumento notable en el IMC en Noruega a partir de mediados de los años ochenta y mediados de los noventa. Además, en comparación con las cohortes de nacimiento mayores, los nacidos después de 1970 tenían un IMC sustancialmente mayor cuando eran adultos jóvenes. Según los autores del estudio, la mayor diferencia en el IMC de 0,89 kg/m2 y 0,81 kg/ m2 para hombres y mujeres, respectivamente, registrada en la década de 2000, podría atribuirse a la interacción del entorno genético-obesogénico.

Comentario de los investigadores

Los autores señalan que se trata de un estudio observacional, por lo que es complicado establecer con claridad las causas de este aumento de peso. Sin embargo, también comentan que los resultados se mantuvieron prácticamente sin cambios después de varios análisis adicionales, lo que sugiere que los hallazgos resisten el escrutinio.

 

Fuentes

British medical Journal

Eurekalert (nota de prensa)


Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés