SegurCaixa Adeslas S.A. de Seguros y Reaseguros utiliza cookies propias y de terceros en este sitio web para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y mostrar publicidad, contenidos o servicios personalizados a través del análisis de su navegación para lo cual es necesario compartir datos y perfiles no vinculados directamente a su identidad con operadores publicitarios y otros intermediarios. Si sigue navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre el uso de las cookies en nuestra Política de Cookies
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Las personas con obesidad tienen menos sentido del gusto

 

De acuerdo con los resultados preliminares de un estudio coordinado por la jefa de grupo del CIBEROBN en la Universidad de Valencia, Dolores Corella, percibir menos los sabores podría estar relacionado con la obesidad, ya que esta condición genera una mayor necesidad de comer para llegar a la saciedad. "Esta nueva línea de investigación nos permite abrir una nueva vía para luchar contra la obesidad a través de dietas que den más relevancia al sabor de los alimentos además del aporte calórico y de nutrientes. De esta forma la persona con obesidad logrará apreciar más los sabores (cuya percepción tiene disminuida), consiguiendo que se pongan en marcha los mecanismos cerebrales relacionados con la recompensa y saciedad que evitan que siga comiendo", afirma la doctora.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

El trabajo ha intentado demostrar en humanos que la apreciación del sabor y la obesidad están relacionadas. Para ello, los investigadores han empleado una escala de percepción de los cinco sabores (dulce, salado, amargo, ácido y umami) en su conjunto y relacionaron el índice de masa corporal (IMC) con la percepción del sabor.

A mayor obesidad, menor percepción de los sabores

De acuerdo con los resultados, las personas no obesas perciben mucho más el sabor que las personas con obesidad. Los datos demuestran, además, que incluso entre los obesos, las personas con obesidad moderada (con un IMC de 30 a 35 kg/m2) detectan más el sabor que las personas con mayor grado de obesidad (con un IMC mayor de 35 kg/m2), aportando nuevos datos en humanos que están en línea con lo observado recientemente en modelos experimentales en animales.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

CIBEROBN


Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés