Inicio de sesión

Las personas que duermen menos consumen más bebidas azucaradas

 

Investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), sostienen que las personas que duermen cinco o menos horas por la noche tienen tendencia a tomar más bebidas excitantes azucaradas, como refrescos con gas y bebidas energéticas. Los autores subrayan que no está claro si el consumo de bebidas azucaradas hace que las personas duerman menos o si es la privación de sueño la que hace que las personas busquen más azúcar y cafeína para permanecer despiertos. Es posible, también, que ambas hipótesis puedan ser verdaderas.

Dos circunstancias que se retroalimentan

En palabras del autor principal del estudio, Aric A. Prather, doctor en medicina y profesor asistente de psiquiatría en la UCSF: "Creemos que ambas circunstancias pueden retroalimentarse; que el consumo de bebidas azucaradas y la pérdida de sueño se refuerzan mutuamente, haciendo más difícil para las personas eliminar su habito poco saludable de consumir azúcar". Además, según Prather: "Estos datos sugieren que mejorar el sueño puede ayudar a las personas a salir del ciclo y reducir su ingesta de azúcar, que puede estar relacionada con el síndrome metabólico". El síndrome metabólico engloba un grupo de condiciones entre las que se incluyen elevados niveles de azúcar en sangre y exceso de grasa corporal que aumentan el riesgo de padecer obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

¿Cómo se ha realizado el trabajo?

Prather y su equipo analizaron los datos de 18.779 participantes recogidos de 2005 a 2012 por la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES), un estudio en curso de hábitos dietéticos y estatus de salud que se realiza en una muestra representativa de adultos europeos, llevada a cabo por el centro nacional de estadística americano. El estudio incluye información de los participantes sobre qué cantidad de horas duermen durante la semana, así como la cantidad de distintas bebidas que ingieren (con y sin cafeína, con y sin azúcar, con y sin endulzantes artificiales, zumos, café, té y agua).

La relación se confirma

Después de considerar una serie de factores sociodemográficos y variables de salud que podrían afectar al consumo de bebidas azucaradas y el sueño, los investigadores concluyeron que las personas que dormían cinco o menos horas por noche también bebían un 21% más de bebidas azucaradas con cafeína y bebidas energéticas no carbonatadas, que los que dormían de siete a ocho horas por noche. Aquellos que dormían seis horas por noche regularmente consumían un 11% más de bebidas azucaradas con cafeína. Tal y como dijo Prather, "Las personas que duermen poco pueden buscar bebidas azucaradas con azúcar con cafeína para aumentar el estado de alerta y evitar la somnolencia diurna. Sin embargo, no está claro si ingerir estas bebidas afecta los patrones de sueño, o si las personas que no duermen mucho están más impulsadas a consumirlas". Para obtener conclusiones más firmes sobre este tema, los autores sostienen que sería necesario llevar a cabo estudios adicionales que aporten medidas más objetivas del sueño (en este caso los datos fueron facilitados por los participantes). También sería importante realizar estudios prospectivos a largo plazo para entender mejor cómo el sueño y el consumo de bebidas azucaradas se influyen mutuamente con el tiempo.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas​

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Universidad de California en San Francisco (UCSF)


Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés