Inicio de sesión

La salud sexual de ellos

 
Los expertos en salud se preocupan más por informar sobre sexualidad a las chicas que a los chicos. Ellos saben menos sobre prevención de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), Sida y embarazo.

Tal y como apunta el comité de expertos de EE.UU. en la guía que ha elaborado para el manejo de la sexualidad en los adolescentes varones: “Es importante que los médicos de atención primaria tengan una mejor comprensión de lo que significa el cuidado de la salud sexual y reproductiva de los chicos”. La desinformación que sufre este colectivo es debida, mayoritariamente, a que los chicos no hablan abiertamente de las dudas sexuales que tienen con sus médicos.

Guía para la sexualidad
Este trabajo ha sido dirigido por Arik Marcell, del Centro de Salud del Adolescente de la Universidad John Hopkins, en Baltimore (EE.UU), y su equipo. En él se ha analizado la sexualidad en los adolescentes varones, haciendo hincapié en aspectos como la pubertad, la prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS) y el embarazo, entre otros. En la guía se señala que el 82% de los varones, de 12 a 19 años, reconoce haberse sentido presionado para mantener relaciones sexuales.

Más información, más responsabilidad
Arik Marcell cree que los pediatras deberían realizar la historia sexual de sus pacientes adolescentes, además de asesorarles en aspectos como la administración de las vacunas apropiadas. Es responsabilidad de los especialistas “invitar a los padres a participar en las discusiones sobre la salud sexual de sus hijos”. Algunos trabajos han constatado que los adolescentes que reciben información sobre prevención del sida y educación sexual en el colegio, tienen menos parejas sexuales y usan con más frecuencia el condón.

La pubertad, a los 9 años
Diferentes estudios confirman el adelanto de la pubertad a los 9 años y medio. Por tanto, hay que tener en cuenta los problemas de salud relacionados con el crecimiento y que no suelen identificarse hasta la adolescencia. También se deben considerar diversas patologías que afectan a los genitales y otros problemas como la ingesta de alcohol o drogas, además de explorar la existencia de depresión o ansiedad en los chicos.