Inicio de sesión

Los adultos españoles comen poco pescado azul

 

Estos datos han sido extraídos de la "Encuesta de consumo de pescado azul en España 2015", un trabajo epidemiológico llevado a cabo por la Fundación Española del Corazón (FEC), que ha contado con 2.000 participantes. Sobre el consumo de este alimento entre los adultos españoles, Leandro Plaza, presidente de la FEC, ha declarado: "Es un porcentaje muy bajo, teniendo en cuenta que el pescado y concretamente el pescado azul es un elemento esencial en nuestra dieta mediterránea. Se sabe que la dieta mediterránea influye en gran parte en la menor mortalidad por enfermedad cardiovascular en España respecto a otros países, y uno de los pilares de esta dieta es el pescado".

Protector frente a la enfermedad cardiovascular

Aunque la patología cardiovascular en España sigue siendo la primera causa de muerte (30,09% del total de fallecimientos), la cifra media europea de mortalidad por este motivo es de un 46% y, en algunos países, llega hasta el 65%. Tal y como explica María Elisa Calle, coordinadora de PASFEC (el Programa de Alimentación y Salud de la FEC) y profesora de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Complutense de Madrid, "es a partir de los 40 años cuando comienza a aumentar el riesgo de cardiopatía isquémica, y según el estudio de Framingham, es el momento en que se empiezan a añadir los datos de edad a las fórmulas de cálculo de riesgo. Esto ocurre principalmente en los varones, y en la mujer el riesgo se inicia hacia los 50 años, cuando empieza a disminuir la protección debida a estrógenos".

Beneficios demostrados

Un estudio de la Universidad de Pittsburg (EE.UU.) demuestra que los varones japoneses de mediana edad sufren menor incidencia de calcificación arterial que los estadounidenses, precisamente por sus diferencias en el consumo de pescado azul. Los esquimales y los japoneses presentan las menores tasas de incidencia de cardiopatía isquémica porque su dieta está basada en el pescado fresco.

Consumir pescado 4 veces a la semana

La dieta mediterránea recomienda consumir alrededor de cuatro raciones de pescado a la semana, dos de las cuales deberían ser de pescado azul, ya que, al tener mayor cantidad de grasa, contiene mayor concentración de ácidos poliinsaturados omega-3. De hecho, el pescado es el único animal que tiene dos de estos ácidos muy importantes en su forma biológica activa: el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA).

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Fundación del corazón​​

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés