Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Los beneficios de “la copita de vino”, en tela de juicio

 

Aunque algunos estudios aseguran que consumir alcohol en pequeñas cantidades tiene beneficios para la salud, un nuevo trabajo realizado en España lo desmiente.

Pese a que el consumo de alcohol es una de las principales causas de enfermedad, discapacidad y muerte en la población, algunas investigaciones epidemiológicas, llevadas a cabo principalmente en países anglosajones, argumentaban que consumir una o dos copas de bebidas alcohólicas al día se asociaba con menor mortalidad, debido a que reducía las muertes por enfermedad cardiovascular. Sin embargo, según revela una nueva y rigurosa investigación, liderada desde la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en la que también han participado el CIBERESP y el IMDEA de Alimentación, consumir alcohol de forma moderada no presenta beneficios sobre la salud.

¿A qué se debe este cambio de conclusiones?

Los investigadores españoles partieron de la base de que los estudios previos podrían tener problemas metodológicos. En su trabajo, recogieron datos sobe el consumo de alcohol de 3.045 personas mayores de 60 años representativas de la población española. Dichos datos estaban relacionados con estilos de vida, enfermedades y limitaciones funcionales de los participantes. El estudio se inició en el periodo 2008-2010 y se siguió a los participantes hasta 2017 para identificar las muertes ocurridas desde el principio del estudio.

El consumo moderado de alcohol no influye en la mortalidad

Según los autores, cuando los análisis consideraron el consumo de alcohol a lo largo de la vida para evitar sesgos de selección, no se hallaban diferencias en la mortalidad entre los participantes que no bebían nada y los que bebían cantidades moderadas de alcohol (hasta tres copas al día en hombres y hasta dos copas al día en mujeres). Sin embargo, sí observaron que los participantes que bebían cantidades mayores, presentaban el doble de mortalidad que los no bebedores. Cuando se investigaron solo las personas sin limitaciones funcionales, para reducir la causalidad reversa, la mortalidad aumentaba un 12% por cada copa diaria de alcohol.

Alcohol: mejor no

De acuerdo con los nuevos resultados, no existe ningún beneficio sobre la mortalidad derivado de consumir cantidades pequeñas y moderadas de alcohol. En palabras de Rosario Ortolá, primer firmante del estudio e investigadora de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), "Los profesionales sanitarios pueden usar estos resultados en la práctica clínica: nunca recomendar el consumo de alcohol a los pacientes. Y si estos beben, no tienen enfermedades que se agraven por el alcohol y no toman medicamentos que interaccionen con el mismo, la recomendación debe ser siempre la misma: 'cuanto menos, mejor'".

 

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Universidad Autónoma de Madrid

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés